MENÚ
jueves 20 septiembre 2018
01:58
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Malos tiempos para los Gasol

Marc y Pau viven su temporada más dura. Los Grizzlies son el peor equipo de la Liga y los Spurs están fuera de los «playoffs»

  • Marc y Pau, en el último Grizzlies-Spurs que disputaron la pasada semana
    Marc y Pau, en el último Grizzlies-Spurs que disputaron la pasada semana / Reuters

Tiempo de lectura 4 min.

13 de marzo de 2018. 23:26h

Comentada
Mariano Ruiz Díez 13/3/2018

Los Gasol se reencontraron la pasada semana en San Antonio. Ganó Pau, pero nunca se habían visto en la pista en una situación tan crítica. Los Grizzlies ya eran el peor equipo de la Liga y en los últimos días lo han ratificado: su racha de derrotas consecutivas (18) coincide con los triunfos sumados en toda la temporada. Los Spurs parchearon su bache con una victoria ajustada, pero en los últimos partidos la crisis también ha sacudido a los texanos.

Lo que está sucediendo en Memphis se venía mascando desde el verano: la descapitalización de la plantilla ha convertido el equipo en un solar. Y lo que viven en San Antonio no se ha visto desde la temporada 1996/97: los Spurs pueden quedarse fuera de los «playoffs». Sergio Scariolo describe cómo vive Marc estos tiempos difíciles: «Es un jugador muy competitivo y no lo está pasando bien. Su compromiso hacia los Grizzlies y hacia la ciudad quizá le frene a la hora de acelerar una decisión de cambiar de aires que deportivamente sería satisfactoria». Un cambio de entrenador no solucionó los problemas y el proyecto de la franquicia se tambalea. A San Antonio le han maltratado las lesiones y una Conferencia Oeste más salvaje que nunca. Con los Rockets de Houston y los Warriors jugando su propia liga, hay ocho equipos luchando por seis plazas y que se mueven en un margen de sólo tres victorias. A un mes para el final de la primera fase, los Spurs (37 victorias y 30 derrotas) son décimos, aunque tienen el mismo balance que los Jazz de Ricky y los Nuggets de Juancho Hernangómez. Pau, a menos de cinco meses de cumplir los 38 es uno de los pocos pilares que han escapado de la racha de lesiones de los Spurs.

A Marc le salva su familia

Marc Gasol lleva más de media vida en Memphis. Su identificación y compromiso con la ciudad y la franquicia es difícilmente comparable con cualquier otra estrella de la NBA. Por eso, los Grizzlies le firmaron en 2015 un contrato de cinco años por casi 120 millones de dólares. De rondar las finales de la Conferencia Oeste y ser el equipo más incómodo de la Liga, los Grizzlies se han convertido en un desguace. Marc está viviendo sus peores días como jugador de baloncesto. Minutos decisivos sentado en el banquillo por decisión técnica, un entrenador destituido, una plantilla desmantelada por las lesiones y los movimientos en los despachos... Marc estará de vacaciones en abril por primera vez desde 2010. Él ha encontrado cobijo en la familia: «El Marc de hace años lo hubiera llevado mucho peor. Mis hijos me han enseñado muchas cosas, entre otras, a tener paciencia». No le queda otra porque todo apunta a que sus Grizzlies empeorarán los registros (22/60) que tuvo el equipo con su hermano de jugador-franquicia. «Estoy frustrado por mi y sobre todo por el equipo. Lo peor es lo duro que trabajamos para construir una identidad para el equipo y la ciudad y lo rápido que lo hemos dejado escapar. Aquello en lo que creíamos ha desaparecido», confiesa roto Marc.

La cuenta atrás de Pau

A Pau las últimas alegrías le llegan fuera de las pistas. Ha sido incluido entre los 100 mejores jugadores de la historia de la NBA por la revista «Slam», una de las biblias del baloncesto estadounidense, su amigo Kobe Bryant ha ganado un Oscar y él ha sido elegido como miembro del Consejo Asesor de la Orquesta Sinfónica de San Antonio. Con los Spurs el paisaje es muy distinto. La clara derrota en Houston ante el mejor equipo de la Liga les ha dejado en un escenario desconocido: en San Antonio pueden quedarse fuera de los «playoffs» por primera vez desde 1997. El equipo acumula once derrotas en los últimos 14 encuentros y la histórica racha de su técnico, Gregg Popovich, está amenazada. Desde su primera temporada completa, los Spurs siempre lucharon por el título.

La temporada de Pau está por encima de la del equipo. Su tiempo en pista ha bajado como no puede ser de otra forma cumplidos los 37, pero su producción, sus números por minuto (jugando medio partido suma 10,5 puntos y atrapa 8,3 rebotes), están a la altura de los mejores. Pau sólo se ha perdido cinco de los 67 partidos de los Spurs. Es la única pieza importante del equipo que no ha sufrido lesiones serias. Aldridge, Ginóbili, Parker y, sobre todo, Kawhi Leonard no pueden decir lo mismo.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs