Deportes

Las cuentas de Pedro Acosta y Raúl Fernández para ser campeones

El murciano se coronará en Moto3 si gana la carrera de Portimao. El madrileño en Moto2 necesita ganar para recortar puntos a Gardner y llevar el campeonato hasta Valencia

Pedro Acosta, este fin de semana en el circuito de Portimao
Pedro Acosta, este fin de semana en el circuito de Portimao FOTO: AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

La tensión se nota en Portimao en las dos categorías en las que todavía falta por definir el nombre del campeón de 2021. En MotoGP ya se coronó Quartararo, pero en Moto2 y Moto3 todo está en el aire. Después de que este curso se haya roto la racha de nueve títulos españoles en la clase reina, hay dos opciones de campeonato para España en las motos medianas y pequeñas. Y además son dos «rookies» los que están implicados, después de unos meses en los que han sorprendido a todo el mundo. Se suponía que llegaban a Moto2 y Moto3 a aprender, pero ambos han acortado los plazos y quieren ser campeones a la primera. En Moto3 depende de sí mismo Pedro Acosta, que con 17 años ha deslumbrado en su primer curso en el Mundial. Es rápido, valiente y atrevido, descendiente de varias generaciones de pescadores de Puerto de Mazarrón y que tiene claro que él no va a seguir la tradición familiar.

Le han salido los dientes encima de una moto y como al chico se le daba bien pues fue ascendiendo hasta ganar la Red Bull Rookies Cup. Este año ha pasado de desconocido a piloto de moda y llega a Portimao dependiendo de él mismo para coronarse. Sus cuentas son muy claras: si gana la carrera hoy el título será suyo, haga lo que haga Foggia, que se lo va a poner difícil porque está muy en forma. Han estado jugado al ratón y al gato todo el fin de semana. El italiano sale cuarto y el murciano, más retrasado, el decimocuarto. A Foggia sólo le vale tirar con todo y buscar una victoria para seguir estirando la temporada. Les separan 21 puntos a favor de Acosta, así que si Pedro le saca cinco será inalcanzable.

En Moto2 el que está delante es Remy Gardner, que casi pierde el liderato en Misano, pero tuvo la suerte de la caída de Raúl cuando iba escapado. Se lamentaba con rabia el madrileño, que está dispuesto a sacarse la espina con un triunfo, como ha hecho otras veces este curso. Parte desde la «pole», aunque con 18 puntos de desventaja cuando quedan 50 por repartir. Su objetivo es no perder ocho o más con el australiano, porque entonces su sueño se habría esfumado. Raúl tiene 21 años y se estrena en Moto2, una categoría donde otros sufren y él ha igualado el récord de victorias (7) de Marc Márquez. El curso que viene estará en MotoGP con KTM, aunque él quería subir con Yamaha. Es puro temperamento y no se va a rendir fácilmente.