Deportes

El resurgimiento de Marc Márquez tras unos meses de silencio

Después de un invierno complicado por su problema de visión doble, el “93″ ya muestra en redes sociales su plenitud física

Marc Márquez, junto a su hermano, tras una sesión de motocross
Marc Márquez, junto a su hermano, tras una sesión de motocross FOTO: Twitter

Cada vez hay menos dudas de que Marc Márquez va a poder estar el primer fin de semana de febrero en los test de Malasia. Es el arranque de la pretemporada de MotoGP y hace unas semanas no estaba tan claro que el número «93» llegase a tiempo. Ha sido otro invierno complicado para Marc, que ha pasado mucho tiempo en silencio, sin informar sobre el estado de la lesión en el nervio óptico que le ha hecho dudar de casi todo. Como le sucedió en 2011, un golpe en la cabeza le produjo visión doble (diplopia), un problema muy complicado de tratar y que nunca se sabe cuánto tiempo va a tardar en curarse.

Ha sido un parón especialmente largo para él, ya que los doctores apostaron por un tratamiento conservador en lugar de pasar por el quirófano. Esta opción es menos invasiva, pero no se puede asegurar un periodo concreto de baja. El piloto ya perdió un Mundial de Moto2 por este problema y sabía que sólo podía esperar y ser fuerte mentalmente. El periodo de silencio se acabó cuando pudo informar de que los médicos le habían dado el permiso para probarse encima de una moto de motocross para ver cómo estaba realmente. Del barro pasó al circuito de Portimao, donde dio 65 vueltas que dieron paso al optimismo. No se resintió ante ese esfuerzo y vino a decir que el objetivo de estar el 5 y el 6 de febrero en Sepang estaba a su alcance. Ha multiplicado sus publicaciones en redes sociales, donde vuelve a poner fotos de sus entrenamientos, ya mucho más parecidos y exigentes a los de un piloto de MotoGP.

Este lunes dio un paso más y se le pudo ver junto a su hermano Álex pilotando un kart, lo que confirma que vuelve a no tener limitaciones físicas ni por el ojo ni por la fractura de húmero que le hizo estar de baja muchos meses. Perdió una temporada entera y la pasada regresó para volver a ganar carreras. Venció en Alemania y Texas, sus circuitos preferidos, pero también en Misano, justo antes del accidente entrenando en el que le reapareció la diplopia. En ese momento estaba alcanzando otra vez un buen nivel y se vio obligado a entrar en otro túnel del que empieza a ver la luz ahora. Márquez está de vuelta y los rivales ya pueden ir contando con él.