Sección patrocinada por sección patrocinada
Deportes

Fin de fiesta

Bagnaia se proclama campeón de MotoGP y Rins gana en Valencia

El cuarto puesto de Quartararo y el noveno de Pecco hace campeón al de Ducati, el primer rey de MotoGP italiano desde que lo fuera Rossi en 2009

Francesco Bagnaia celebra el título de MotoGP en el circuito Ricardo Tormo de Cheste
Francesco Bagnaia celebra el título de MotoGP en el circuito Ricardo Tormo de ChesteBiel AliñoAgencia EFE

Tenía Bagnaia el título en su mano en Valencia y no lo ha dejado escapar. Le ha tocado sufrir durante la carrera pero ya es el nuevo campeón del mundo de MotoGP, el primer italiano desde que lo fuera Rossi en 2009 y el primer italiano que lo hace con una moto italiana desde hace 50 años, cuando Agostini lo consiguió con MV Agusta en 1972. Había pasado mucho tiempo de ambas cosas y por eso la presión de Pecco era enorme en el fin de semana definitivo.

Y fue enorme la presión también durante la carrera, en la que le bastaba con ser decimocuarto, pero también estaba el miedo a fallar. Le basta con que Quartararo no ganara y eso sucedió, porque el francés no pudo pasar del cuarto puesto, con lo que su objetivo se hacía imposible.

“Ha sido la carrera más difícil de la temporada y de toda mi vida”, confesaba el italiano, que ya consiguió un título de Moto2 en 2018.

Pecco ha acabado noveno y deseando que todo terminara sin incidentes. Al principio tuvo un duelo directo con Fabio en el que perdió una de las aletas de su moto y después se fue hacia atrás pero siempre controlando que su posición le fuera suficiente. La enorme diferencia de puntos hizo que la tensión no fuese enorme, pero por momentos sí hubo nervios por si sucedía uno de esos milagros.

Márquez se cayó pronto, porque estaba arriesgando para alcanzar el podio tal y como había prometido. Estaba cuarto cuando se fue al suelo y ponía el final a una temporada que querrá olvidar para pensar ya en un futuro ilusionante.

Bagnaia cruzó la meta ya campeón por la no victoria de Quartararo y entonces empezó la celebración de un chico más bien tímido, callado y que solo muestra las garras en la pista. Su novia sufría en el box, casi temblando, como todo el fin de semana. Y también su hermana, que forma parte del equipo Ducati y le acompaña en todos los circuitos. No faltó Rossi, que se unió a la celebración en la curva 2 de Cheste, la Doohan, donde perdió el título Valentino en 2006 y donde ayer se sacó un poco la espina con el éxito de uno de sus alumnos más aventajados.

Rins hace feliz a Suzuki en el adiós

La victoria fue para Álex Rins que le puso un final de cuento de hadas al adiós de Suzuki al campeonato mundial. Anunciaron muy pronto que se marchaban para no volver y no ha sido fácil para todos los miembros del equipo convivir con eso durante la temporada. Rins despidió a la marca japonesa con un triunfo brillante, de principio a fin, sin opciones para el resto. Su fin de curso es enorme, porque también ganó en Australia hace dos carreras.