Y Ronaldo llegó (sano) a Brasil

Cristiano Ronaldo aplaude al público al abandonar el césped en el amistoso ante Irlanda

Lo dijo sin pararse, en la zona mixta tras jugar 64 minutos frente a Irlanda. Lo dijo con prisa, como está yendo desde hace varios meses, con prisa para recuperarse y jugar la final de la «Champions», con prisa para seguir recuperándose después de ganar y poder llegar al Mundial. Fue deprisa, casi sin mirar atrás. Pero lo dijo: «Estoy al 99,9%». O sea, que está. Ronaldo ha llegado y no sólo en el sentido metafórico. Portugal aterrizó ayer en Brasil, la última selección en hacerlo, sin permitirse muchas esperanzas.

Su ambición se basa en lo que pueda dar su jugador estrella. En el mismo grupo que Alemania y Ghana, además de Estados Unidos, su meta principal es llegar a octavos. Aunque con Ronaldo en forma, esperan estirar sus límites al máximo. No esperan nada, pero no renuncian a nada. «Venimos de un proceso con ciertas adversidades, especialmente en lo que respecta al estado físico de algunos jugadores. Eso nos llevó a entrenarnos en grupos más pequeños de lo deseado. Pero conseguimos hacerlo y recuperamos a los jugadores para el primer partido», dijo el seleccionador Paulo Bento nada más aterrizar en Brasil.

Campeón de la Copa de Europa y máximo goleador del torneo con la alucinante cifra de 17 goles, Cristiano va a disputar el Mundial con la intención de no perder el tiempo. Cuando se trata de fútbol, nunca lo hace. Quiere cerrar una temporada espectacular y seguir ganando votos para el Balón de Oro. Aunque no siempre es decisivo (o por lo menos, no lo fue cuando ganó España hace cuatro años), el Mundial sí que es importante para que los seleccionadores de todo el mundo, que son los que votan, vean en acción a los futbolistas más importante.

Cristiano ha tenido bastantes días para reposar, los que no tuvo durante la temporada. Aunque en Portugal hubo algún momento en el que se creyó que su jugador estrella no iba a llegar en su mejor estado de forma, ayer los periódicos deportivos saludaban eufóricos el regreso de Cristiano a un campo de fútbol. No había disputado un partido desde el 24 de mayo. «Ronaldo com sabor a Brasil», era la portada de «A Bola». «Voltou em grande», se leía en la primera página de «Record». «Cristiano es importante. No tenemos que esconder nada, jugadores como él son importantes para Portugal y cualquier equipo. Su vuelta es positiva», aseguró Bento, que desde que empezó la concentración de Portugal ha estado preocupado por la salud de su mejor jugador.

Antes de que se dispute el primer encuentro del campeonato, Cristiano Ronaldo está en boca de todos. Ayer Neymar, antes de debutar con Brasil, le citó, junto a Messi y estrellas brasileñas, entre sus referencias futbolísticas. Suker lo situó como uno de los favoritos para ser el máximo goleador del torneo. Brasil es el centro del mundo estos días. Es ahí donde le gusta estar a la estrella portuguesa. Ya ha llegado.