MENÚ
lunes 21 enero 2019
23:16
Actualizado

Nadal se reencuentra en Melbourne

Derrotó con autoridad (6-4, 6-3 y 7-5) a Duckworth para alcanzar la segunda ronda

  • Rafa Nadal se impuso al australiano James Duckworth en Melbourne / Ap
    Rafa Nadal se impuso al australiano James Duckworth en Melbourne / Ap

Tiempo de lectura 4 min.

14 de enero de 2019. 05:06h

Comentada
Mariano Ruiz Díez 14/1/2019

127 días después de su último partido oficial, la semifinal del Abierto de Estados Unidos del 8 de septiembre, Nadal reapareció. En el Abierto de Australia, el número dos del mundo se deshizo de local James Duckworth por 6-4, 6-3 y 7-5 en dos horas y 15 minutos. Problemas físicos, un paso por el quirófano, una buena pretemporada y un par de renuncias han dado con Rafa en la segunda ronda del primer “Grande” de la temporada. El partido fue atípico porque careció de ritmo, pero al español se le vio cómodo, tranquilo, a gusto. Bien físicamente, sólo cedió una vez su nuevo saque y, lo más importante, volvió a competir. Porque ese es el objetivo de esta primera semana en Melbourne: sobrevivir y coger sensaciones en partidos de verdad.

Rafa se topó con uno de esos días en los que la central de Melbourne todavía no se ha convertido en un infierno. Superado el mediodía en Australia apareció en la pista con 28 grados y no le quedó otra que aceptar la propuesta de James Duckworth. El australiano decidió pegar todas las bolas como si fueran la última de su vida. La táctica le sirvió para resistir dignamente durante dos horas. Nadal arrancó con un break gracias a una doble falta de Duckworth. Y no se inmutó pese a la táctica kamikaze del jugador local. Se fue a la red incluso con segundos saques, apostó por un partido arrítmico y en el que los intercambios estuvieran prohibidos. Nadal logró aclimatarse sin excesiva dificultad. Conectó buenos passings en varias de las subidas del australiano y su nuevo servicio respondió.

“Estoy en una edad avanzada de mi carrera y hay que intentar añadir algo más o, al menos, intentarlo”, había declarado a Eurosport antes de empezar. En su saque en el debut hubo pocas diferencias apreciables. El golpeo, eso sí, pareció más natural, más ortodoxo, menos rígido. El servicio fue un golpe más directo y con menos efecto que de costumbre. Y, ¿el resultado? Sólo cedió cuatro puntos en el primer set.

Esta edición no es la primera en la que Rafa se ve obligado a estrenar la temporada en Melbourne. Dos partidos de exhibición -ante Anderson en Abu Dhabi y ante Kyrgios en Sidney- y otras tantas renuncias -la exhibición ante Khachanov y al torneo de Brisbane- han marcado su llegada al primer “Grande”. Y cuando parecía poder pagar la inactividad apareció el Nadal de siempre. Duckworth tuvo un arranque explosivo de segundo set. Se situó con 2-0 y con su saque dispuso de un 40-0 para abrir más brecha. Recordó al jugador que hace no mucho estaba entre los 90 mejores del mundo. La respuesta del número dos del mundo fue ceder un solo juego en los siete siguientes para apuntarse la segunda manga.

El australiano siguió agarrándose a la pista con el partido muy empinado. No se movió un centímetro de su táctica y le sirvió para incomodar todavía más a Nadal. Cuando el calor ya apretaba en la Rod Laver Arena y se avecinaba un “tie-break”, el español acabó con la resistencia de Duckworth.

El otro español que abrió el torneo, Fernando Verdasco, también alcanzó la segunda ronda. El madrileño de 35 años derrotó al serbio Kecmanovic por 7-6 (7/5), 6-3 y 6-3.

En el cuadro femenino, Sharapova arrancó con un doble 6-0 ante la británica Harrier Dart.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs