Una remontada gloriosa para el título de Bela y Lima

Pablo  Lima y  Fernando  Belasteguín
Pablo Lima y Fernando Belasteguín

Tremendo el duelo que se vivió en el Madrid Arena entre Fernando Belasteguín y Pablo Lima por un lado y Sanyo Gutiérrez y Maxi Sánchez por el otro. Duelo de alternativas en el que los primeros 30 minutos fueron para Maxi y Sanyo, muy concentrados, y a partir de ahí y hasta el final, el dominio fue total para Bela y Lima.

Se enfrentaban los ‘Depredadores’ a los ‘Maestros’ y el choque no podía tener más voltaje desde la primera bola. Empezó ganando Maxi su saque y aunque Lima contestaba una y otra vez soltando el brazo desde el fondo de la pista, con su potente cañón zurdo, el ‘Tiburón’ y el ‘Mago’ contrarrestaban todas y cada una de sus acometidas logrando un importante break y consolidando después su saque para poenrse 1-3 arriba.

No encontraban respuesta ni el argentino ni el brasileño, incómodos, faltos de velocidad en las piernas, faltos de esa pegada demoledora que tienen, con demasiadas bolas enviadas a la pared o a la verja, sin poder presionar, y con Sanyo y Maxi campando a sus anchas.

Todo ello derivó en un 1-5 que fue el episodio final de los números 1 porque desde ese momento entraron en un colapso casi total, metiendo los dos pies en el barro y siendo incapaces de conseguir el único juego que les faltaba para hacerse con el primer set. De ese 1-5 pasamos a la escalada casi express de los pupilos de Miguel Sciorilli, que rompieron el saque para colocar el 2-5, consiguiendo parar ligeramente la sangría y empezando a encontrar buenas sensaciones.

Bela se enchufó y Lima le siguió, apretando desde atrás para ir comiendo terreno poco a poco, tirando más de corazón y garra que de cabeza y juego, consiguiendo otra rotura más para acercarse hasta el 4-5 y, ahora sí, encender todas las alarmas posibles. A pesar de ello, nada pudieron hacer y aunque lo intentaron los números 1 con un 5-6, Bela y Lima pudieron forzar el tie break y ahí, consolidarse con un contundente 7-2.

Nada más comenzar el segundo, aunque la tónica buscaba un cambio y parecía encontrarlo merced a una doble falta de Bela con su saque (algo más que inusual) y un break para Sanyo y Maxi (1-2), todo se quedó en el tintero, pues la rotura de servicio era devuelta (3-3) y, por primera vez, Bela y Lima ponían su nombre por delante en el luminoso (4-3).

Otro break más para ellos, con Bela tirándose en plancha contra el suelo para recuperar una bola y mordiendo, en ese modo ‘’martillo pilón’’ que les caracteriza (5-3) y guardando un saque muy preciado que certificaba su victoria (7-6 y 6-3) tras un año durísimo en lo personal por la lesión del rey de Pehuajó.

Bela y Lima, entre abrazos muy significativos, felicitaban primeramente a sus rivales por el número 1, y después se fundían con el público en un reconocimiento que les devuelve a su hábitat natural, el podio. Aplaudir igualmente a Sanyo y Maxi por su magnífica temporada (ocho títulos), la mejor de su carrera, y por lograr conquistar la posición más alta del ranking.