Actualidad

¿Por qué se habla tanto de Lucas Vázquez?

El 28 de mayo de 2016 Lucas Vázquez fue decidido con el balón. En un escenario como el Giuseppe Meazza y en la final de la Champions, al de Curtis no le tembló el pulso, ni el dedo con el que hacía malabares con el esférico mientras se dirigía a la portería de Jan Oblak. A sus 25 años y sin mucha experiencia en el Real Madrid, el gallego iba a lanzar el primer lanzamiento de la tanda de penaltis. Decidido y con un disparo certero, Lucas se la coló a Oblak por la izquierda.

Publicidad

Tras anotar, el "17"se acercó con rabia a la grada blanca dándose golpes en el escudo del Real Madrid. La afición se volvió loca. Pero para muchos, la memoria es muy corta y hoy Lucas Vázquez se ha convertido en el blanco fácil de todas las críticas.

"¿A ti que te pasa, que no acaban de salirte las cosas?, le preguntó un periodista después del partido del pasado miércoles ante Osasuna. "Contento", le respondió muy seco el extremo del conjunto blanco que se quedó perplejo ante tal cuestión.

El futbolista que consiguió ganarse la confianza de Zidane y que se convirtió en el jugador número "12", está viviendo un pequeño calvario cada vez que pisa un terreno de juego. Objeto de numerosas burlas y pitado cada vez que erra alguna acción, Lucas ha pasado de ser uno de los jugadores más queridos por la afición a ser uno de los más cuestionados en las redes sociales. "Le falta calidad", dicen algunos hinchas sobre el gallego.

Muy querido y respaldado por los pesos pesados del vestuario, es íntimo amigo del capitán Sergio Ramos, lo cierto es que Lucas está atravesando su situación más dura desde que llego al Real Madrid en verano de 2015. Procedente del Espanyol, el de Curtis aterrizó en la capital de España abalado por Rafa Benítez. Desde entonces y con Zidane de por medio, Lucas se asentó en el equipo. No era de ese selecto grupo de titularísimos, pero en la primera temporada completa de ZZ al frente del Real Madrid, el extremo se convirtió en el jugador con más partidos disputados. Ya fuese como titular o entrando desde el banquillo, el año de la consecución de la Liga y de la Duodécima, Lucas disputó más encuentros que Cristiano Ronaldo. Su compromiso con el equipo jugase o no y su fe inquebrantable, llamó la atención de Zizou, quien recompensó con minutos el esfuerzo del Lucas.

Publicidad

"Yo lo veo de puta madre. Así de claro", respondió ayer el técnico francés en la previa del derbi madrileño cuando le preguntaron sobre el estado de forma del jugador. Zidane confía en Lucas y pese al aluvión de críticas y las muchas voces que le piden que siente al gallego, el técnico no se da por vencido. Le ha dado la titularidad ante Villarreal, Levante y Osasuna y mañana frente al Atlético de Madrid seguro que será una de sus primeras opciones desde el banquillo.

En el Wanda Metropolitano, Lucas quiere volver a ser ese extremo revulsivo, con regate y que no da un balón por perdido. No habrá tanda de penaltis, pero Lucas quiere volver a golpearse con rabia el escudo del Real Madrid.

Publicidad