MENÚ
martes 12 noviembre 2019
04:04
Actualizado

Rakitic, el hombre de Valverde

Es el jugador que más encuentros ha disputado desde que el técnico llegó al banquillo azulgrana. El miércoles aguantó al Barcelona la primera parte.

  • Rakitic golpea un balón el pasado miércoles
    Rakitic golpea un balón el pasado miércoles

Tiempo de lectura 4 min.

02 de marzo de 2019. 00:10h

Comentada
R. D. .  2/3/2019

Durante la primera parte del encuentro del miércoles, cuando el Barcelona no sabía cómo hacer frente a la profundidad de Vinicius ni qué hacer con la pelota, Rakitic fue quien sostuvo al equipo. Messi estaba desaparecido; Dembélé y Luis Suárez esperaban su momento y el resto intentaban que Vinicius no cogiese velocidad. Sólo el croata tenía personalidad para intentar jugar con algo de intención. «El otro día no estuvimos bien en el primer tiempo, ellos nos llegaron con peligro y nosotros poco. Nos faltaron cosas. La idea es mejorar, generar muchas posibilidades de gol», reconocía ayer Valverde, que, como Solari, está pensándose hacer cambios para no agotar a los suyos. «Son partidos seguidos y exigentes. Es posible que haya algún cambio», continuaba y todos pensaron en Arthur para el centro del campo y para tener más el balón.

No es probable que salga en lugar de Rakitic. El miércoles Valverde cumplió cien encuentros al mando del Barcelona y en 93 de ellos ha estado Rakitic. Es el futbolista que mejor ejemplifica lo que quiere el entrenador que sea su equipo, el espejo del técnico: un jugador equilibrado, con talento cuando tiene la pelota, pero también con una indudable capacidad de sacrificio sin ella. En el Bernabéu, sobre todo en la primera mitad, se juntaba mucho a Busquets para intentar dar salida al balón. Aunque no tuvieron mucho éxito, lo mejor del Barcelona llegó de sus botas.

El futbolista croata, como el resto de sus compañeros sabe que en este equipo hay que jugar para hacerle la vida fácil a Messi: «El otro día hubo momentos en los que nos faltó empuje ofensivo. Tenemos que jugar para que él aparezca», reconocía Valverde. El papel de Rakitic es hacer que la pelota le llegue en las mejores condiciones y tapar todos los huecos necesarios. Messi es un futbolista con permiso para no correr. Con él y con Luis Suárez y Dembélé arriba, los centrocampistas tienen que multiplicarse para hacer coberturas. Rakitic, subcampeón del mundo con Croacia en el pasado Mundial, no tiene problemas en hacer ese papel, que tanto disgusta a otros futbolistas distinguidos.

No está claro que el balcánico vaya a jugar más partidos en el Bernabéu, un lugar en el que se siente especialmente cómodo y donde ha dejado algún golazo, con el Barça. Su futuro está en el aire, pese a que tiene contrato con la entidad catalana hasta 2021. A sus 30 años puede estar buscando un contrato que le asegure una jubilación dorada y es consciente de que el Barcelona no hace más que reforzar el centro del campo. Arthur llegó el pasado verano y para el siguiente, el Barcelona ya ha pagado 75 millones para que aterrice el holandés De Jong. Demasiado dinero para que se quede en el banquillo.

Lo que dicen que le apetece a Rakitic es continuar jugando al lado de Messi y disputar encuentros como el de esta noche. A su favor juega que Valverde ha renovado y tendrá voz para decidir. Ya no está tan claro que se vaya a marcharse a Italia con lo cómodo que se encuentra en la Liga española, bajo el mando de Valverde.

Últimas noticias