MENÚ
sábado 21 septiembre 2019
11:29
Actualizado

«Señor Dakar»

Carlos Sainz lidera la armada española en un rally que empieza este lunes y se disputa íntegramente en las dunas peruanas.

  • «Señor Dakar»

Tiempo de lectura 2 min.

05 de enero de 2019. 00:16h

Comentada
José Manuel Martín Madrid. 5/1/2019

Cuando Carlos Sainz habla del Dakar, todo el mundo escucha atentamente. A sus 56 años se ha convertido en una referencia de esta carrera, a la que aseguró que no volvería después de su triunfo del año pasado. Eso dijo nada más bajarse del avión, pero ya está en Perú ultimando los preparativos para la salida de este lunes. «A estas alturas de mi película, lo importante es divertirse», afirmó en la presentación del Mini que va a pilotar, y parece que el madrileño se lo pasa genial en el desierto. Ha participado activamente en la fabricación del «buggy» dos ruedas motrices que va a conducir y tanto su experiencia como su velocidad son muy respetadas por los rivales. Hay quienes aseguran que con su llegada cambió la forma de afrontar este raid, que antes de él se trataba de viajar rápido y ahora se hace con el pedal siempre a fondo.

Sainz ha importado la velocidad del campeonato del mundo de rallys a la aventura dakariana, manteniendo su carácter competitivo. El madrileño, si corre, es para ganar, y de conseguirlo sería su tercer éxito después del de 2010, el primero de un español en coches, y el de 2018, cuando se convirtió en el ganador más veterano. Para los organizadores de esta prueba es un lujo contar con un piloto del calibre de Carlos y, si Peterhansel es conocido como «Monsieur Dakar» por sus trece triunfos, Sainz se ha merecido ya el apodo de «Señor Dakar» por conocer la receta para ser el mejor.

Por primera vez en su historia, el rally raid más duro del mundo va a recorrer un único país: Perú será el escenario de las diez etapas previstas para 2019, en una versión más corta que de costumbre, pero a cambio llena de intensidad. «No habrá un momento de respiro», anuncia Isidre Esteve, que vuelve un año más con el apoyo de Repsol y adaptado perfectamente al cojín inteligente que le evita los problemas de estar tantas horas sentado al volante sin poder moverse. Para muchos de los participantes, las dunas peruanas son lo más parecido que existe a las africanas de los primeros tiempos del rally. Por eso será clave la navegación, más complicada esta vez por la falta de puntos de referencia. «Hasta el último kilómetro del último día nadie podrá estar tranquilo», advierte Nani Roma, compañero de Sainz en Mini, aunque con un cuatro por cuatro.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs