Deportes

El “chantaje” que denuncia Djokovic para no jugar en Australia

El número uno del mundo no quiere revelar si se ha vacunado contra el coronavirus con lo que sería baja en Melbourne

Novak Djokovic, durante la Copa Davis
Novak Djokovic, durante la Copa Davis FOTO: Michael Probst AP

Serbia se medirá mañana en el Madrid Arena con Kazajistán en uno de los cuartos de final de la Copa Davis. Lo hará liderada por Novak Djokovic. Será el último torneo del año para el número uno del mundo y el primero oficial de 2022 podría ser el Abierto de Australia, pero... Srdjan Djokovic, su padre, ha lanzado un aviso. Y no es el primero. Su hijo posiblemente no jugará en Melbourne, ya que no quiere revelar si se ha vacunado contra la covid. «Él quisiera jugar en Australia con todo su corazón, porque es deportista. Nosotros también lo quisiéramos. Pero bajo estos chantajes y condiciones posiblemente no lo hará», ha declarado en una televisión de su país. «Yo no lo haría. Y él es mi hijo así que la conclusión se puede deducir fácilmente», aseguró.

Para competir en el primer Grand Slam de la temporada es necesario que los tenistas presenten un certificado de vacunación, según Craig Tiley, director del torneo. Tiley detalló que las autoridades del estado de Victoria, donde se disputa el torneo, han impuesto la obligatoriedad de la vacuna y así se lo han hecho saber a la ATP.

«Nole», vigente campeón de un torneo en el que ha sumado nueve títulos, ha declinado hasta ahora revelar si se ha vacunado o no contra el coronavirus y ha dejado claro que tampoco quiere dar a conocer el estado de su eventual inmunización. Su padre defiende lo que considera el derecho individual de vacunarse o no y de mantener la privacidad de las decisiones que afectan a su salud. También aseguró que ni siquiera él mismo sabe si su hijo ha recibido o no la vacuna. «Es su derecho exclusivo. Si él lo dirá en público, no sé, creo que no. Y yo incluso si conociera su decisión no la compartiría. Porque él tiene el derecho de decidir como él quiere», dijo.

Sobre una posibilidad, ya teórica, de cuarentena de dos semanas en Australia como condición para participar en el torneo, declaró que es demasiado duro pasar ese tiempo «en el cuarto del hotel sin poder salir salvo para entrenar», ya que luego no se puede jugar a buen nivel. De ganar en el próximo Abierto de Australia, Djokovic podría superar el récord de 21 Grandes que comparte con Rafa Nadal y Roger Federer. Pero antes está la resolución de la Copa Davis en Madrid.