Deportes

Roberto Bautista gana al nueve del mundo y mete a España en la final de la ATP Cup

Impresionante partido del castellonense (7-6 [8/6[, 2-6 y 7-6 [7/5]) para derribar a Polonia después del triunfo de Carreño. El rival por el título será Rusia o Canadá

Bautista devuelve una pelota en su partido contra Hurkacz
Bautista devuelve una pelota en su partido contra Hurkacz FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Un partido bueno, bueno de los de verdad. Roberto Bautista contra el nueve del mundo, Hurkacz, en busca de la clasificación para la final de la ATP Cup. España tenía esa posibilidad y la del dobles, después del triunfo de Pablo Carreño ante Zielinski, pero el castellonense resolvió por la vía rápida de forma lenta y sufrida... Es decir, el equipo capitaneado por Tomás Carbonell se impuso por 2-0 a Polonia, pero Bautista tuvo que currárselo mucho ante un oponente tremendo que ofreció una tremenda resistencia. Tanta, que levantó hasta cinco pelotas de partido, pero a la sexta sucumbió (7-6 [8/6[, 2-6 y 7-6 [7/5]).

Menudo torneo lleva Roberto Bautista, el número uno español y 19 del mundo, que ha tenido que hacer frente a tres tenistas con mejor ránking que él. En primera ronda venció al chileno Garín, que es el 17, después pudo con el ocho, el noruego Casper Ruud, y en semifinales con el nueve, Hurkacz, teniendo que derrotar también al serbio Lajovic (el 33). La forma en que llegaba el polaco a la penúltima ronda de la ATP Cup hacía prever un encuentro tremendo. Hurkacz, 24 años, puede ser algo frío, pero en la pista se maneja de maravilla. Se mueve muy bien con sus 196 centímetros, defiende pelotas imposibles, contraataca y también ataca con una buena derecha. Y tiene un cañón en el saque. Es el único jugador en la historia que ha metido un 6-0 a Federer en Wimbledon... Pero comenzó sometido por Bautista en un primer set en el que el español parecía lanzado con un break rápido.

El polaco fue de menos a más, creciendo poco a poco hasta aprovechar su oportunidad e igualar el parcial inicial: 4-4. Fue un mal juego de Bautista, con tres errores y la mala suerte de que la última pelota de su rival pasó después de tocar en la red. Un despiste que no descolocó al español, que siguió con una solidez envidiable y sabiendo jugar los puntos importantes. El más espectacular fue con 6-6 en el primer tie break. Eso dio paso al intercambio más largo del partido, hasta 30 golpes tuvo, un momento de máxima tensión, pero Roberto fue tirando, a un lado y a otro, sin precipitarse hasta que su rival estrelló la pelota en la red. Después, lo cerró con un saque cortado y una derecha.

Hurkacz tampoco iba a bajar los brazos después de eso. El duelo estaba igualado. Eran los detalles. Y el polaco además cuenta con su servicio, que fue un gran aliado para que arrasara en el segundo set.

La tendencia era contraria al tenista valenciano. Pero en tenis cada set empieza de cero. Es importante olvidar lo que ha sucedido antes. Borrarlo. El reseteo. Se mantuvo equilibrado el partido en el parcial definitivo, en el que el nivel subió. Hurkacz cada vez visitaba más la red y parecía un gigante: no dejaba pasar una y se sacó algunas voleas de los pies espectaculares. con 5-4 para Bautista y saque del polaco, tembló por primera vez. Concedió una pelota de partido que salvó con un revés paralelo y un ataque, para después poner el 5-5. Cuando se vio 6-5 abajo tuvo otras tres pelotas definitivas en contra que se jugaron, que no salvó con el saque, pero en las que a Bautista le faltó un punto de convicción, dejando los tiros un poco más cortos. Otra vez las recuperó en la red Hurkacz.

En el último desempate saltaron chispas. La cuestión era si Roberto iba a poder superar las visitas a la red de su oponente, porque esa iba a ser la estrategia clara. Lo logró por fin para ponerse 4-3 y con sus dos servicios generarse otras tres bolas de campeonato. Todavía sobrevivió a dos Hurkacz, pero en la tercera, con saque del español, falló en la subida el polaco, dejó la pelota en la red y Bautista pudo gritar el “vamos” definitivo.

España ya espera en la final a Rusia o Canadá, que juegan la próxima madrugada del viernes al sábado a las 3:00 (se puede ver en Movistar).