Deportes

“Djokovic es un gilipollas y un mentiroso”

Dos presentadores de televisión en Australia, cazados por un micrófono abierto mientras criticaban al tenista serbio

El tenista serbio Novak Djokovic.
El tenista serbio Novak Djokovic. FOTO: JAMES ROSS EFE

Rebecca Maddern y Mike Amor, presentadores del Canal 7 de televisión en Australia, se han vuelto virales después de que un micrófono abierto los cazara criticando al tenista serbio Novak Djokovic, al que calificaron como “un gilipollas”.

“Lo mires por donde lo mires, Novak Djokovic es un mentiroso, un tramposo, un gilipollas”, dijo Maddern, mientras se preparaba junto a su compañero Amor para entrar en directo en el programa de noticias de las 18:00 horas. “Lo mires por donde lo mires, es una pena que otros le apoyen”, continuó. “Eso es, quiero decir, es gilipollas”.

“Como salir cuando sabes que eres positivo. Bueno, no creo que ni siquiera fuera positivo”, aseguró Maddern. “Tiene una puta excusa de mierda y luego cayó sobre sus propias putas mentiras. Es lo que pasa, ¿no? Eso es lo que pasó”, apuntó Amor. “Y luego él marcando que no fue a España”, continuó Maddern.

“Creo que se va a salir con la suya”, opinó Amor y Maddern le dio la razón: “Oh, lo va a hacer. Se va a salir con la suya”. “Creo que la mayoría de la gente justa diría: ‘Mira, el tipo es un gilipollas’. ¿Hicimos lo correcto con él? No lo sé”, se preguntó Amor. “No. No lo creo”, respondió Maddern.

“Ellos [la Fuerza Fronteriza] lo jodieron. Ese es el problema, ¿no?”, dijo Amor. “No creo, no creo que se haya ganado nada metiéndolo en el hotel de inmigración”, admitió Maddern. “No, pero el problema es que cómo justificas que la persona que está en el mismo avión con él también tenga...”. Amor no terminó su frase. “No se puede justificar, pero lo cierto es que la vida nunca es justa”.

“Esa pobre chica checa que fue enviada a casa. Cazada y enviada a casa”, se rio Amor, refiriéndose a Renata Voracova, a la que las autoridades australianas le cancelaron la visa y tuvo que abandonar el país.

Después de ganar su batalla judicial y conseguir que le permitan permanecer en Australia, Djokovic está siendo ahora investigado a causa de las posibles mentiras que utilizó para poder entrar en el país. El tenista ha reconocido que cometió “fallos humanos” al rellenar los documentos y al acudir siendo positivo por covid-19 a una entrevista “para no dejar tirado al periodista”.

Además, el ministro de Inmigración de Australia, Alex Hawke, podría ejercer todavía su poder personal para pedir que se cancele el visado de Djokovic. Si eso sucede, el tenista serbio, además de tener que abandonar el país se enfrentaría a una sanción que le prohibiría entrar en Australia durante tres años. Si el ministro de Inmigración decide cancelar el visado de Djokovic podríamos asistir a una nueva batalla judicial, ya que el serbio podría volver a recurrir a los tribunales para evitar su expulsión del país.