Deportes

Los últimos raquetazos de «Alí» Tsonga

El francés, que sorprendió al mundo del tenis en 2008 con su tenis y su parecido al boxeador, se retira. Es una de las “víctimas” de la época de dominio de Nadal, Federer y Djokovic, a los que ganó varias veces

Jo-Wilfried Tsonga, durante el pasado Masters 1.000 de Miami
Jo-Wilfried Tsonga, durante el pasado Masters 1.000 de Miami FOTO: Marta Lavandier AP

¿Aquello era un tenista o un boxeador? Era la viva imagen de Mohamed Alí, un físico idéntico, unos mamporros similares, aunque con una raqueta en lugar de con los puños, un parecido innegable. Y a Jo-Wilfried Tsonga le encantaba: «Alí es mi ídolo», respondía una y otra vez el tenista que estaba impresionando al mundo en 2008, en el Open de Australia. El jugador francés ya había tenido resultados interesantes el curso anterior, pero ese, en el que cumplía 23 años, fue superando rondas de forma imparable en Melbourne. Empezando por Murray en la primera ronda y con un triunfo sorprendente en semifinales ante Rafa Nadal, que ya era número dos del mundo y había levantado tres Copas de los Mosqueteros en Roland Garros y había sido dos veces finalista en Wimbledon. Ganó en tres sets seguidos (6-2, 6-3 y 6-2) al hombre que ese año terminaría haciendo historia con su cuarto éxito en París, destronando a Federer en Wimbledon, ganando el oro olímpico y llegando al trono de la ATP. Tsonga disputó su primera final de un Grand Slam ante un joven y todavía inmaduro Djokovic, que saldría vencedor. El primero de sus 20 «Grandes», el anuncio de lo que estaba por venir después de dos años sin volver a ganar uno, para en 2011 ya convertirse en la máquina que es hoy.

Tsonga vs Nadal Australia Open 2008*

También parecía que iba a ser la primera final de muchas de Tsonga en ese tipo de torneos, pero no volvió nunca a ese partido. En Australia 2010 gana a Djokovic en cuartos pero cedió en semifinales ante Federer; en Wimbledon 2011, mismos protagonistas, pero al revés, remontó dos sets al suizo en cuartos, pero no pudo con el serbio; repite en 2012 en la penúltima ronda de Londres, frenado en esa ocasión por Murray. En las semifinales de Roland Garros 2013 le pudo Ferrer y en las de 2015 Wawrinka, a la postre campeón dando la campanada ante un Djokovic que parecía inabordable. «Lo difícil con esta generación es que para ganar un Grand Slam, tenías que vencer seguidos, por ejemplo, a un jugador como Federer, Murray o Djokovic y luego a Nadal en el final», explicó Tsonga en una entrevista en Eurosport. Ha sido una de las víctimas del «Big 4», pero tampoco le da pena. «Estoy orgulloso de haber jugado contra ellos y soy de los pocos que los ha vencido muchas veces», añadía el tenista galo. En concreto, a Rafa le venció en 4 partidos (10 derrotas), a Federer en 6 (12 derrotas), a Djokovic en 6 (17 derrotas) y a Murray 2 (14 derrotas).

Pese a todo, ha hecho una carrera fantástica con 18 títulos, entre ellos dos Masters 1.000 y una Davis. Llegó a ser el cinco del mundo. Desde 2017 las lesiones le han torturado y con 36 años ha decidido parar. «Mi cabeza me dice que podría jugar siempre, pero el cuerpo no da para más», ha anunciado. «L’Équipe» ha desvelado dónde dará sus últimos raquetazos: Montecarlo, el Challenger de Aix en Provence, Lyon y Roland Garros para poner el punto y final.