Deportes

Alcaraz se ha hecho mayor y puede con Nadal

En un partido accidentado, Carlitos se impuso a Rafa por 6-2, 1-6 y 6-3. En semifinales se medirá con Djokovic

La fiesta del tenis español en la Caja Mágica tuvo un final feliz para Alcaraz y dio pistas esperanzadoras para Nadal. Carlitos se impuso en tres sets (6-2, 1-6 y 6-3 en 2 horas y 29 minutos) en un duelo atípico y que tampoco sirve demasiado de referencia para lo que está por venir. Porque Rafa está de pretemporada y porque el segundo set estuvo marcado por las interrupciones. Del susto que dio Alcaraz con su tobillo y su mano derecha, al desmayo de un espectador todo resultó extraño en el segundo parcial. Carlitos regresó en el tercero para citarse en semifinales con Djokovic y lo mejor para Nadal es que todavía hay tiempo para seguir rodándose hasta París.

Rafa dejó muy clara la actitud con la que afrontaba el partido después de lo de Goffin. Muy a su pesar: “Lo importante es ver quién está mejor dentro de tres semanas”. Madrid era poco menos que una estación de paso para Nadal. En la Caja Mágica, Alcaraz estuvo varios cuerpos por delante al principio. El peso del partido de salida lo llevó él. Casi todo lo que sucedía en la pista, casi siempre para bien, era cosa de su raqueta. Así llegó a sumar tres breaks en el primer set. Rafa contestó al primero, pero se quedó sin argumentos cuando Carlitos empezó a controlar el revés cruzado y ajustó la paleta de golpes que tiene en su raqueta. Es tal la variedad de amenazas con que cuenta que puede desbordar a cualquiera. Y eso fue con lo que se encontró Nadal a medida que el set y la tarde iban cogiendo temperatura. Llegaron las dejadas, los ángulos imposibles con la derecha y el revés... y Rafa mostró que está en una especie de pretemporada.

De los tres juegos que sumó el año pasado en el mismo escenario y de la derrota en la semifinal en Indian Wells hace siete semanas se pasó a un Alcaraz dominador. Controló el primer set con autoridad en cuanto impuso su ritmo, acortó los puntos y su tenis tuvo una velocidad excesiva incluso para Nadal. Rafa necesitaba rebajar la graduación del juego de Carlitos para meterse en el partido. Lo hizo. Se apuntó su primer servicio e incluso llegó a disponer de un 0-40 en el segundo juego. El murciano evitó el break, pero se encontró con un accidente fortuito en el tercer juego. Intentó devolver una bola profunda de Nadal y sufrió una torcedura muy fea en el tobillo derecho. También se golpeó en la mano derecha. Necesitó tratamiento médico. Un intenso vendaje en el pie le permitió reanudar el partido ocho minutos después. Quedaba por comprobar cómo iba a influir en el partido el accidente.

La respuesta fue inmediata. Break en blanco para empezar y el murciano miraba a su palco señalándose la mano derecha y apuntando que no podía empuñar la raqueta con naturalidad. Nadal fue capaz de abstraerse del peculiar escenario y siguió a lo suyo, pero... un desfallecimiento de un aficionado en la grada provocó un nuevo parón. Esta vez fueron 10 minutos más sin tenis. Nadal situó un 4-1 en un parcial en el que había habido más incidentes que juego. La inercia le llevó a cerrar el set con facilidad. Lo que quería el público, el tercer set, llegaba por una vía inesperada.

La incógnita era si el tobillo y la mano derecha de Alcaraz le iban a permitir regresar. Cambió su camiseta verde habitual esta semana por una blanca y se reenganchó al partido como si nada hubiera pasado. Ganó su servicio con un ace, volvió a cerrar el puño y el partido volvió a empezar a un solo set. Nadal no era el mismo que empezó el partido. Alcaraz no era el jugador renqueante del segundo set. Y decidió que había que volver a disfrutar. Reapareció el dinamitero del primer set y llegó a situarse 4-1. Rafa trató de reengancharse, pero a Carlitos se le habían olvidado las molestias y con un passing imposible tumbó a Nadal. Djokovic espera a Alcaraz en semifinales

Se busca campeona inédita

La Caja Mágica coronará mañana (18:30, Movistar + y Teledeporte) una nueva campeona. La tunecina Ons Jabeur y la estadounidense Jessica Pegula buscarán el primer título de categoría 1.000 de su carrera. Jabuer, de 27 años y número diez del mundo, sólo tiene en su palmarés la victoria en Birmingham 2021. Pegula, de 28 años y 14 en el ránking, ganó hace tres años en Washington. Hay cuatro precedentes con dos victorias para cada una. La más reciente fue en Dubai con triunfo cómodo de Jabeur en dos sets.

Jabeur es la primera raqueta árabe entre las diez primeras del mundo y si gana en Madrid el lunes amanecerá en el séptimo puesto del ranking. Octavofinalista en Miami, finalista en Charleston y cuartofinalista en Stuttgart, la tunecina ha superado a tres jugadoras con las que tenía balance negativo: la suiza Belinda Bencic (11), la rumana Simona Halep y la rusa Ekaterina Alexandrova. Su servicio y su despliegue físico han sido claves para alcanzar la final. Pegula fue la verdugo de Sara Sorribes en cuartos y en el torneo ha ido de menos a más. Es la primera estadounidense finalista en Madrid desde el título de Serena Williams en 2013.