Deportes

La novia de Nick Kyrgios: otro espectáculo en Wimbledon

Costteen Hatzi ha sorprendido con sus looks en el torneo y los medios ingleses ya la han bautizado como la “Victoria Beckham del tenis”

La novia de Kyrgios conquista Londres
La novia de Kyrgios conquista Londres FOTO: Instagram larazon

El tenista australino, Nick Kyrgios, se ha convertido en el jugador más polémico en la actualidad dentro del tenis. La joven estrella ha dado muestra de constantes faltas de respeto a sus compañeros, los jueces, los aficionados y la prensa. Tras tantos años de polémicas, el sello Kyrgios exige ya en cada torneo una ración de espectáculo no necesariamente deportivo. Su carrera esta repleta de “locuras” dentro y fuera de la pista. En su primer partido en Wimbledon de este año, no tardó en dar al público lo que le pide. Debutado frente a Paul Jubb y antes de que acabara el primer set, ya ha tenido un enfrentamiento con una jueza de línea pero la cosa acabó más allá hasta su arrebato final. Tras ganar el partido y antes de ir a saludar a su rivalse volvió hacia la grada y escupió hacia el lado de la grada desde donde le habían insultado todo el duelo.

Pero el escupitajo no ha sido su único incidente. Ayer Kyrgios volvia a ser el rey del circo. El partido de tercera ronda de Wimbledon entre el australiano Kyrgios y el griego Tsitsipas acabó convirtiéndose en una cuestión personal para los dos desde que Tsitsipas lanzó una bola a la grada y su rival pidió que lo descalificaran. “¿Eres tonto? ¿Cómo puede tirar una pelota a la grada, dar a alguien y que no lo descalifiquen? ¿Tiene que herir a alguien para que lo descalifiques?”, preguntaba en tono airado al juez de silla. “Dios mío, si hubiera hecho yo eso”, se lamentaba.

Sin embargo, durante el torneo, no solo el australiano está acaparando titulares. También lo está haciendo su novia, Costeen Hatzi, aunque por un motivo bien diferente. La pareja del tenista, que se ha convertido en el centro de todas las miradas, ha impactado por su enorme belleza y sus sofisticados looks. Tal es así, que algunos medios ya la comparan con Victoria Beckham.

Costeen Hatzi en Wimbledon
Costeen Hatzi en Wimbledon FOTO: Instagram larazon

Así es Costeen Hatzi

Tras una larga relación, Kyrgios terminó su historia con la chica de origen italiano Chiara Passari.

Esta acusó al tenista de abusos y agresiones sexuales durante su relación que terminó con la intervención de la policía para separarlos durante una pelea. Desde hace unos meses, Kyrgios está comprometido con la joven australiana Costeen Hatzi, graduada universitaria en Psicología.

La mujer de 22 años es además una bloguera con sede en Sidney y tiene su propio negocio, Casa Amor Interiors, una empresa que se enfoca en muebles minimalistas para el hogar. También es un influencer en las redes sociales, donde a menudo publica fotos impresionantes. Costteen, que ha ganado miles de seguidores desde que se confirmó su relación con el tenista, ha estado usando su plataforma para mostrar su nuevo estilo de vida que consiste en aviones privados, viajes de lujo y restaurantes elegantes. Con casi 80.000 “followers”, ahora compagina sus negocios con acompañar a su novio a sus compromisos deportivos.

El tenista hizo pública su relación con ella el pasado enero, con un beso en el Open de Australia. La presentación al mundo de su novia se hizo en su propia casa, pero también en redes sociales, con una foto de ambos besándose en sobre la pista con un comentario: “Todo se trata de energía”.

Costeen aseguró en su Instagram que tener una relación pública era complicado. “Definitivamente me estoy acostumbrando. El equipo de Nick es muy amigable y todos nos apoyamos, así que funciona bien cuando viajamos. Mientras los dos seamos fuertes y felices, eso es lo único que importa. Todo el ruido externo es irrelevante”, añadió.

También aclaró cómo se conocieron: “Al parecer, él estaba desplazándose por Instagram y vio el post de mi cuenta de negocios (un selfie mío en el espejo). Envió un mensaje a mi cuenta de negocios preguntando si el espejo estaba disponible para ser recogido y luego envió un mensaje a mi cuenta personal preguntando lo mismo. Fue una conversación profesional/amistosa y luego vino a recoger el espejo a Sydney. No tenía ni idea de que todo era un plan, literalmente pensé que iba a comprar un espejo. Recogió el espejo y, como diría él, ‘fue amor a primera vista’”.