Deportes

El “show” de Kyrgios no tiene fin: un saque a cuchara y entre las piernas y una celebración de futbolista

Su partido contra Tsitsipas estuvo repleto de tensión y de acciones extrañas entre los dos

Nick Kyrgios celebra su victoria ante Tsitsipas
Nick Kyrgios celebra su victoria ante Tsitsipas FOTO: KIERAN GALVIN EFE

El partido de tercera ronda de Wimbledon entre el australiano Kyrgios y el griego Tsitsipas acabó convirtiéndose en una cuestión personal para los dos desde que Tsitsipas lanzó una bola a la grada y su rival pidió que lo descalificaran.

Aunque ya antes, en el primer set, Kyrgios había tenido uno de esos desplantes suyos tan habituales y que no gustó nada a Tsitsipas. El australiano sacó de cuchara y entre sus piernas y, aunque el griego devolvió el resto, lo estrelló contra la red.

El partido ya estaba caliente y cada jugada se convirtió en una batalla. Como muestra, la celebración de Kyrgios como si fuera un futbolista después de que la pelota tocara la red y cayera del lado de Tsitsipas sin que el griego pudiera hacer nada para devolverlo.

Kyrgios abrió los brazos al más puro estilo Zlatan Ibrahimovic, como diciendo “es normal que me queráis porque soy el más grande”.

Kyrgios acabó llevándose el partido en cuatro sets. El último, en el trie break con otro gesto para el recuerdo del australiano, que se llevó la mano a los testículos como diciendo que los suyos son más grandes que los de su rival.

Después del partido no hubo saludo entre ellos, o al menos no se vio por televisión. Kyrgios estaba feliz después de alcanzar la cuarta ronda seis años después de la última vez.

Ahora tiene una oportunidad de conseguir algo grande y el camino despejado que le ha quedado por su parte del cuadro puede llevarlo a enfrentarse en las semifinales contra Rafa Nadal, con el que ha tenido bastantes polémicas en los últimos tiempos.

Su siguiente rival, por el momento, es el estadounidense Brandon Nakashima.