Deportes

La tremenda ovación que se llevó Federer al pisar la Central de Wimbledon y sus palabras para la esperanza

El suizo, ganador ocho veces en la Catedral, no faltó a la fiesta por el centenario del escenario más importante que hay en el tenis

Federer aplaude en la central de Wimbledon al lado de Novak Djokovic
Federer aplaude en la central de Wimbledon al lado de Novak Djokovic FOTO: ANDY RAIN EFE

A la fiesta por los 100 años que cumple la Central de Wimbledon acudieron muchos campeones y campeonas. Allí estaban Margaret Court, Chris Evert McEnroe, Rod Laver, Nadal, Djokovic... Y no quiso perdérselo Roger Federer, que se llevó una gran ovación de la grada que tantas veces le ha aclamado. Ningún hombre ha ganado más títulos que él ahí, hasta ocho (Martina Navratilova tiene nueve) y esta vez pisó la hierba vestido de traje. «Es incómodo estar aquí con un papel diferente», aseguró el suizo, que tenía en mente poder volver a jugar precisamente en el que es su torneo preferido, pero su lesión en la rodilla se lo ha impedido. «Espero regresar una vez más. Quizá no pensé que iba a tardar tanto en volver, pero la rodilla ha sido dura conmigo», afirmó, llenando de esperanzas a los seguidores que desean verle competir de nuevo. Su último partido fue precisamente en ese escenario, en los cuartos de final de 2021, donde perdió con el polaco Hurkacz recibiendo un doloroso 6-0 en el tercer set, algo que nunca le había sucedido en el All England Club.

La realidad es que el futuro de Federer es una incógnita. A punto de cumplir 41 años, esta temporada sólo ha confirmado que va a disputar la Laver Cup y Basilea, el torneo que se celebra en la ciudad en la que nació. Al mismo tiempo muestra vídeos preparándose duro, en plena recuperación, y asegura que en 2021 su intención es regresar al circuito de una manera asidua, aunque seleccionando muy bien las citas a las que va para proteger su físico. Ha tenido tres operaciones de rodilla. En 2021 sólo pudo jugar 13 partidos y en 2020 fueron únicamente seis. Es más, después de este Wimbledon ya no tendrá puntos ATP y desaparecerá del ranking. Pero insiste en darse una nueva oportunidad, con la vista puesta seguramente en regresar al lugar donde más ha forjado su leyenda.

«Esta pista me ha dado mis mayores victorias y derrotas», dijo. Y recordó un partido correspondiente al primer grupo: «En 2001, para un memorable duelo de cuarta ronda con Pete Sampras, que nos inspiró a muchos de nosotros a jugar, intentar tener éxito y representar bien el deporte. Espero haberlo conseguido». En el segundo apartado está la final contra Rafa Nadal en 2009, cuando el español le venció, y cortó su racha de cinco títulos seguidos, en el quinto set, casi sin luz (todavía no había techo) en el que para muchos es el mejor partido de la historia.