Deportes

Así fue el puntazo de Martín Landaluce en su debut como profesional en el torneo de Gijón con 16 años

El joven madrileño acaba de proclamarse campeón del US Open júnior

Martín Landaluce golpea de derecha en su partido contra el estadounidense Tommy Paul
Martín Landaluce golpea de derecha en su partido contra el estadounidense Tommy Paul FOTO: Eloy Alonso EFE

El nuevo ATP 250 de Gijón, con su llamativa pista roja, echó a andar ya el lunes con, por ejemplo, el estreno de uno de los grandes atractivos, Dominic Thiem, que dio una lección en su estreno ante el portugués Sousa (6-2 y 6-0). El campeón del US Open de 2020, de 29 años, lucha por recuperar su nivel tras llevar más de un año peleando con las lesiones. Y de un ganador en Nueva York a otro, porque Asturias también vivió el estreno como profesional del reciente ganador del US Open júnior, que es español, que se llama Martín Landaluce y que tenía una invitación del torneo. Tenía un debut complicadísimo contra el estadounidense Tommy Paul, al que no pudo hacer frente (6-3 y 6-0), pero sí dejó muestras de su nivel y de su calidad en puntos como el de este vídeo:

“Ha sido un partido lleno de nervios, muchas ganas y adrenalina”, confesó el joven madrileño, que sólo tiene 16 años, la edad en la que se estrenó también en un torneo ATP Carlos Alcaraz en 2020 en Río, en su caso con triunfo ante Albert Ramos. Nadal lo hizo con 15 todavía en Mallorca y superó al paraguayo Ramón Delgado. Pero, lo mismo que le pasó a Carlos con Rafa, las comparaciones no tienen sentido y cada uno tiene que hacer su camino. Martín ya experimentó en Gijón lo que es ser un ídolo, perseguido por jóvenes que le pedían autógrafos. “Siento mucho el apoyo y como yo era, hace nada, de esos niños que piden autógrafos intento darles cosas o firmarles a todos porque yo sé lo era sentir esa emoción”, explicó.

Landaluce está acostumbrado a jugar con gente mayor que él porque siempre lo ha hecho, dadas sus cualidades. Con 1,91 de altura, es un jugador moderno, de los que le gusta jugar al ataque, más allá de la clásica escuela española de tierra batida. Asegura que su golpe preferido es el revés paralelo, uno de los tiros más difíciles en el mundo del tenis, y la temporada que viene será importante para él porque empezará a jugar más torneos en el circuito. Sus entrenadores son Óscar Burrieza y Esteban Carril y pertenece al Club de Tenis Chamartín.

Lo suyo con la raqueta viene desde niño, ya que Alejandro, su padre, también juega al tenis, lo mismo que sus hermanos. Aunque Gijón marcó el comienzo de algo importante para él como deportista, no descuida los estudios.