Ferrer supera sin problemas a Brown y se medirá por un puesto en la final de Doha con Karlovic

El tenista español David Ferrer se clasificó para las semifinales del torneo de Doha, puntuable para la ATP, después de derrotar sin problemas por un doble 6-2 este jueves al alemán Dustin Brown, mientras que el croata Ivo Karlovic dio la sorpresa al eliminar al serbio Novak Djokovic.

El jugador de Jávea, cuarto cabeza de serie, firmó un partido muy serio para deshacerse del germano y volver a las semifinales de la primera cita del año tras su presencia en 2012, cuando cayó ante el ruso Nikolay Davydenko. 'Ferru' se prestaba para un nuevo duelo con 'Nole', pero este no pudo con el 'cañonero' Karlovic que se impuso en tres mangas por 6-7(2), 7-6(6) y 6-4.

El jugador alicantino no dio demasiadas opciones a Brown, 98 del mundo, pese a un pequeño despiste en el segundo set que le costó su única rotura de todo el partido, pero que finalmente no tuvo ninguna incidencia en el partido.

Ferrer mandó desde el inicio del partido y con un 'break' en el cuarto juego de la primera manga ya tomó ventaja en el marcador. El español salvó una bola de rotura en el siguiente juego y sentenció el set con un nuevo 'break' en el octavo juego.

La tónica no varió demasiado en el segundo parcial. 'Ferru' rompió pronto para ponerse 2-0 y aunque Brown recuperó la rotura de inmediato no pudo evitar volver a perder su servicio. El alemán tuvo opciones en el séptimo juego, pero el alicantino salvó la situación y cerró su pase con su quinto 'break'.

UN 'BREAK' DECIDE LA SUERTE DE DJOKOVIC.

Por su parte, el serbio Novak Djokovic sufrió un inesperado revés después de caer ante el croata Ivo Karlovic, que se amparó en su poderoso saque para dar la sorpresa del día tras imponerse en tres mangas por 6-7(2), 7-6(6) y 6-4 después de dos hora y 15 minutos de 'batalla'.

El de Zagreb se fue hasta los 21 saques directos y no le dio a uno de los mejores restadores del circuito como el número uno del mundo ni una sola bola de 'break' en todo el encuentro. Aún así, el de Belgrado también tiró de eficacia con el saque para asegurarse una 'muerte súbita' donde no dio opciones.

Karlovic no se vino abajo y continuó con su habitual juego ante el que el serbio no encontró resquicios. Djokovic esperó su oportunidad en un segundo 'tiebreak', pero a su rival no le tembló el pulso y a su segunda oportunidad forzó un tercer parcial.

En este, elevó el poderío de su saque para acabar derribando la resistencia del primer cabeza de serie del torneo, víctima del único 'break' de todo el encuentro, en el séptimo juego, y definitivo para su suerte.