Todos contentos

barcelona- Steve McManaman dictó sentencia y ningún representante español frunció el ceño. Satisfacción comedida. Barça, Madrid y Málaga no jugarán entre ellos y evitaron a los rivales teóricamente más complicados. La sensación de que fue un sorteo benévolo con sus intereses puede torcerse muy rápido, porque ningún equipo alcanza los cuartos de final de una Liga de Campeones porque sí. Pero que podría haber sido mucho peor es una realidad palmaria.

Empezó fuerte la mañana en Nyon. La bola del Málaga fue la primera en abandonar el bombo para esperar rival. Y el Borussia de Dortmund será el que finalmente se cruce en el camino de los de Pellegrini, que siguen haciendo historia a cada paso. En segundo lugar apareció la bolita del Real Madrid que, como el Málaga, jugará la ida en casa y tendrá que buscar la clasificación en territorio enemigo. El rival querido por todos, el más flojo de los ocho a priori, el Galatasaray, será el rival de los blancos. Y antes de que el sorteo emparejase a Bayern de Múnich y Juventus, el Barça conoció que tendrá que vérselas con el Paris Saint Germain, con la ventaja de que todo se decidirá en el Camp Nou.

«Va a ser una eliminatoria muy díficil», defendió Butragueño después del sorteo. «Nos equivocamos si pensamos que será fácil», coincidía luego Aitor Karanka, ayudante y portavoz de José Mourinho. El respeto es máximo en el club blanco, aunque resulta imposible ocultar que fue un sorteo casi hecho a medida. El Galatasaray cuenta en sus filas con jugadores veteranos como Didier Drogba, mejor jugador de la última edición de la «Champions», y viejos conocidos del Madrid como Wesley Sneijder y Hamil Altintop. Aunque quizás su jugador más en forma sea su goleador Burak Yilmaz, que comparte con Cristiano Ronaldo el «pichichi» de la competición con ocho tantos.

El emparejamiento entre Barça y PSG también estará lleno de alicientes. Zlatan Ibrahimovic se reencontrará con sus ex compañeros tras su tormentosa salida del club. Un reencuentro que tendrá que esperar al partido de vuelta en el Camp Nou, ya que el delantero sueco debe cumplir aún un partido de sanción más por su expulsión ante el Valencia. Pero el morbo llega desde el Medio Oriente. Qatar Sports Authority, el mayor patrocinador de la historia del Barcelona, es también el dueño mayoritario del conjunto parisino, que dirige el italiano Carlo Ancelotti. Se admiten todo tipo de teorías.

Las semifinales se sortearán el 12 de abril y los tres equipos españoles mantienen sus opciones intactas. Quizás entonces, Nyon nos sirva otro clásico.