Tostón ante un Sevilla «cholista»

La Razón
La RazónLa Razón

Resulta inevitable que cada vez que se produzca alguna decisión arbitral sujeta a polémica, en los sectores «anticholistas» se recuerde aquello que dijo en la pretemporada de que la Liga estaba «peligrosamente preparada para el Real Madrid». Esa «boutade» de Simeone le restó puntos a su enorme trabajo en un Atlético al que él ha devuelto al lugar que por historia le corresponde. El debate se abrió en el minuto 60, cuando una entrada de Vitolo a Vietto en la frontal del área fue castigada por Iglesias Villanueva con la segunda amarilla y la expulsión del sevillista que encendió de ira al técnico visitante, Unai Emery.

Cero patatero

Se abría otro partido, pero el Atlético no supo leerlo ni aprovechar su superioridad numérica. Hasta entonces se había vivido un tostón de partido, sí, emocionante, tenso, canchero, trabado tácticamente y todo eso, pero cero patatero, un bodrio para el espectáculo. Soporífero. Apenas hubo un par de remates rojiblancos y alguna ocasión sevillista, en medio de una batalla en la que todos los soldados de ambos ejércitos se desplegaron pendientes sólo de defender su trinchera más que de asaltar la del enemigo.

Al Camp Nou

Le aplicó el Sevilla al Atlético una dosis de su propia «medicina cholista», con un sistema cerrado, ordenadísimo, y con el lateral Escudero por delante del otro lateral (Tremoulinas) para taponar las subidas de Juanfran. Y no perdió la compostura cuando se quedó sin Vitolo y sin Emery el banquillo, expulsado también por protestar. Simeone fue metiendo cada vez más artillería (Carrasco, Jackson y Correa), pero casi nada por aquí, casi nada por allá. Así que empate a nada en el Vicente Calderón y liderato perdido por un Atlético de Madrid que el próximo sábado visita el Camp Nou. A las 16:00, hora española...