Un entrenador en el disparadero

Cinco puntos en cinco jornadas han sumado Sevilla y Rayo Vallecano... entre los dos. Además de encajar la friolera de 27 goles. Son números aterradores para dos conjuntos que aspiraron a Europa hace unos meses. En concreto, los vallecanos se ganaron su plaza en los terrenos de juego, pero la perdieron en los despachos en favor de sus anfitriones de hoy. No se puede decir que el duelo de esta noche en el Sánchez Pizjuán enfrente a dos aspirantes a la gloria, a tenor de cómo han comenzado la Liga. Después de ver remodeladas a fondo sus respectivas plantillas durante el verano, Unai Emery y Paco Jémez aún buscan el famoso acoplamiento. Una palabra, por cierto, que ha desaparecido de las crónicas, igual que ya nunca leemos las voces autóctonas «túnel» o «cachita», desterradas de la jerga balompédica por el argentinismo «caño».

La mala clasificación, en fin, une a sevillistas y capitalinos como también los relaciona la locuacidad de sus entrenadores. No así la inteligibilidad de sus discursos, pues mientras a Jémez se le entiende todo, a veces demasiado bien por sus frecuentes recursos al lenguaje tabernario, resulta imposible comprender nada de lo que Emery intenta explicar. El técnico cordobés era diáfano en la víspera al señalar que «para el Sevilla, estar en puesto de descenso es catastrófico. Vamos a intentar meterlos en un buen lío». Clarito como el agua de la fuente del avellano. El vasco se enredó al relatar que «percibo la confianza del presidente y soy optimista porque más abajo no podemos estar. Pero estamos inmersos en un proceso de adaptación de una plantilla muy nueva que debe empezar a refrendar con resultados inmediatos porque si no ganas, surgirán las dudas». Olvidó la coletilla «y dos huevos duros» para homenajear del todo a Groucho Marx.

El Rayo Vallecano se presenta en Sevilla con dos armas ofensivas que le faltaron frente al Barça: Lass Bangoura y Seba Fernández. Aunque es probable que los dos arranquen en el banquillo, será un alivio para Jémez disponer de la pólvora que le faltó para tutear al gigante culé. Sí será titular el argentino Larrivey en punta, lo que obligará a retrasar la posición de Alberto Bueno.

En el Sevilla faltará por lesión Vitolo, uno de los componentes del ejército de medias puntas, que, por el contrario recupera a Reyes, Cheryshev (disponible por primera vez en la temporada) y posiblemente a Perotti. Ninguno de los nombrados respaldará a Kevin Gameiro, el goleador sacrificado en Valencia en una sustitución inexplicable cuando el francés acababa de empatar el choque y era el único delantero en el campo. Al verse suplido por un mediocentro defensivo, el internacional galo prorrumpió en aspavientos y tuvo un enganchón con Diego Carcedo, el segundo de Emery, cuando éste le afeó su actitud. «Tengo humildad para reconocer que el cambio no salió bien. Gameiro estaba haciendo un buen partido y entendió que se cometía una injusticia con él, pero esta historia no va a distraerle». El entrenador había tenido antes un problema disciplinario con Marko Marin. Como pierda hoy, quedará seriamente tocado.

ALINEACIONES PROBABLES

Sevilla FC: Beto; Coke, Cala, Fernando Navarro, Alberto; M'Bia, Rakitic; Rabello, Marin, Jairo; y Gameiro.

Rayo Vallecano: Rubén; Arbilla, Saúl, Gálvez, Nacho; Trashorras, Baena; Viera, Bueno, Mojica; y Larrivey.

Árbitro: Mateu Lahoz (valenciano).

Estadio: Sánchez Pizjuán (20:00).