12.835 millones de euros más en fondos de inversión

La Razón
La RazónLa Razón

Las familias españolas invirtieron a lo largo del año pasado 195.333 millones en estos productos , que ya representan el 9,3% del ahorro financiero.

Los activos financieros de las familias españolas a finales de 2016 se situaron en los 2,09 billones de euros, según el Banco de España, que también reflejan un repunte del 5,1% del dinero depositado en instituciones de inversión colectiva. Y dentro de esta categoría, que acapara el 12,6% del ahorro total, los fondos de inversión incrementaron su patrimonio en 12.835 millones, pasando desde los 182.498 millones de 2015 a los 195.333 millones del pasado año. Estos productos ya representan el 9,3% del ahorro financiero.

Desde el mínimo marcado en 2012, cuando coparon el 6,7% del total, las instituciones de inversión colectiva han duplicado su ponderación en el ahorro de las familias. Es más, su peso en la composición de la riqueza financiera alcanzó máximos el año pasado. «Durante estos cuatro años de crecimiento continuado, el volumen de activos de las instituciones de inversión colectiva se ha incrementado en más de 100.000 millones de euros. Ningún otro producto financiero ha despertado tanto interés entre los hogares para canalizar sus ahorros», asegura José Luis Manrique, director de Estudios del Observatorio Inverco, quien destaca, entre sus ventajas, la liquidez, seguridad, diversificación del riesgo, gestión profesional y fiscalidad.

Agrega que el descenso de la rentabilidad de productos como los depósitos bancarios junto a los «magníficos rendimientos» que han ofrecido los fondos de inversión –3,1% de rentabilidad anual media en estos últimos cuatro años– han contribuido a mejorar la percepción de los partícipes.

Por su parte, Juan Gómez Bada, director de Inversiones de Avantage Fund, resalta que «continúan siendo el vehículo más eficiente fiscalmente a largo plazo para invertir. Los clientes valoran que puedan cambiar de fondo sin pagar peaje fiscal». Augura que, si nada cambia, su peso volverá a tocar máximos en 2017.

Gómez cree que el sector está mejorando, lo que «acabará notándose en las rentabilidades y en los volúmenes gestionados». Hoy en día, los fondos preferidos por las familias españolas son los que ofrecen las entidades financieras. «Siguen siendo todavía una minoría los que se informan y eligen los fondos en los que invertir. Los medios de comunicación e internet están ayudando a que cada vez el partícipe tenga más y mejor información sobre los productos», puntualiza.

El director de Inversiones de Avantage Fund piensa que los fondos son los productos que mejor han sabido encauzar el ahorro de las familias. El buen comportamiento que han tenido los de renta fija lo achaca a las bajadas de los tipos de interés y el que han experimentado los de renta variable lo relaciona con la recuperación económica. Sin embargo, advierte de que ni siquiera en un entorno de estabilidad de tipos en los bajos niveles actuales, los fondos más conservadores tienen una rentabilidad esperada superior a la de los depósitos. «Con subidas de tipos, esos fondos generarán pérdidas».

Gómez recomienda estar fuera de los fondos de renta fija, debido a las bajas rentabilidades actuales de los bonos y al riesgo de subida de las curvas de tipos de interés. Para el resto de categorías se muestra más positivo. Si bien a corto plazo no sabe cuáles lo harán mejor, revela que a largo plazo lo más relevante para el rendimiento de cualquier fondo es el criterio de quien decide en qué valores invertir.

Dado que los inversores españoles suelen ser conservadores, los fondos que más patrimonio atraen son los que tienen un perfil de riesgo bajo, de renta fija, o mixtos defensivos. Pero «la mayor inquietud por su ahorro y la creciente cultura financiera está sofisticando cada vez más la demanda». Carmelo Lázaro, director Comercial y de Grandes Patrimonios de Tressis, afirma que lo recomendable es que cada inversor tenga una cartera diversificada de fondos, coherente con la rentabilidad a alcanzar y el riesgo a asumir. Y remarca que para construir la cartera es importante analizar gestoras nacionales e internacionales, que cubran todos los tipos de activos y zonas.

Dada la mejora del contexto macroeconómico , las cuentas de las empresas o los precios alcanzados por buena parte de la renta fija, «creemos que la variable es el activo que mejor debiera comportarse próximamente». No obstante, recuerda que el entorno actual es cada día más cambiante, por lo que «los repuntes de volatilidad pueden producirse en cualquier momento y a gran velocidad».

Año positivo

Pingarrón explica que el Ibex 35 se está comportando como uno de los mejores índices occidentales este año, apoyado por el buen momento que atraviesan sus grandes valores tras dos ejercicios muy malos. El responsable de Estrategia de Mercados de IG ve razonable pensar en una subida de entre el 15 y el 25% para 2017, en un escenario normalizado, lo que supondría finalizar el año entre los 11.000 y los 11.800 puntos. Aunque insiste en que todo dependerá del contexto internacional, opina que «existen razones para creer que este año el Ibex se situará a la cabeza del conjunto de bolsas occidentales».