Economía

Los sindicatos exigen subir los salarios aunque haya otra crisis

Presionarán para lograr un salario mínimo de 1.000 euros

Con el viento a favor, los sindicatos de clase han retomado la presión para impulsar una subida de los salarios al margen de la creciente ralentización económica. La evolución del IPC en octubre, con una variación del 0,1%, sirvió de pretexto para que tanto CC OO como UGT lanzaran la primera andanada de lo que serán sus reclamaciones al posible Ejecutivo PSOE-Podemos: subida salarial, contrarreforma laboral y la recuperación de fondos de formación para los sindicatos.

Publicidad

En este sentido, el secretario general de CC OO, Unai Sordo, criticó la situación económica «terriblemente anormal» y reclamó una redistribución de la riqueza vía subida salarial. Sordo defendió que con las políticas monetarias y de expansión del crédito actuales la inflación debería incrementarse de forma «importante». Sin embargo, los datos de inflación corroboran que en España hay una situación de inflación «plana», con tipos de interés casi negativos. Por eso, ante el riesgo de ralentización con esta inflación «bajísima», lo que corresponde es seguir con una política de distribución de la riqueza por la vía de los salarios y para ello «se necesita como el comer la corrección de las reformas laborales cuanto antes», indicó en declaraciones recogidas por Ep.

En su opinión, la mejora de los salarios en los convenios colectivos está logrando que se recupere una parte del poder adquisitivo perdido en la crisis lo que favorece el mejor comportamiento de la economía española respecto al resto de los grandes socios europeos. «Hoy hemos sabido que Alemania no cae en recesión, pero apenas crece una décima. España está con un crecimiento que ronda el 1,9% y la causa de este mejor comportamiento es la mejora de los salarios, la garantía de que las pensiones se revalorizan conforme el IPC y el crecimiento del empleo, aunque este sea muy precario y se esté desacelerando», remarcó.

En la misma línea, el secretario de política sindical de la confederación de UGT, Gonzalo Pino, demandó «seguir recuperando el poder de compra» de los trabajadores. Pino reconoció que se «detecta» que la «recesión o no recesión» va a ir «tomando cuerpo a lo largo de los próximos meses» y, por tanto, hay que «seguir recuperando el poder de compra» de los trabajadores para garantizar la fortaleza del mercado interno». Para ello, UGT presionará para que en los futuros presupuestos el Salario Mínimo Interprofesional vaya «hacia los mil euros», en caso de que exista una mayoría que apoye unos PGE diseñados por el Ejecutivo PSOE-Podemos.