Podemos quiere expropiar o abaratar peajes

En su programa electoral, la formación morada plantea buscar fórmulas para reducir o incluso eliminar los más caros antes de que finalice su concesión

Thumbnail

Si el preacuerdo alcanzado por PSOE y Podemos fragua, la presión sobre los peajes subirá. Si los socialistas ya han optado por eliminarlos en las autopistas a medida que vayan venciendo sus concesiones, la formación morada quiere hacerlo incluso antes. En el programa con el que concurrió a las elecciones generales del pasado día 10, el partido que lidera Pablo Iglesias propone buscar fórmulas para “reducir [su precio] o eliminarlos en aquellos tramos excesivamente caros o que, si se abrieran, permitirían reducir los accidentes”.

En enero del pasado año, el grupo parlamentario de Unidas Podemos ya presentó una proposición no de ley en el Congreso de los Diputados en la que apostaba por, una vez recuperada la titularidad por parte del Estado de estas vías, suprimir los peajes. El grupo sostenía que la gestión privada no ofrece ninguna mejora en la calidad del servicio. Como ejemplo de ello, exponía el caso de los accesos norte a Madrid de pago (la autopista del Guadarrama y sus ramales procedentes tanto de Ávila como de Segovia), que por aquellas fechas quedaron cerrados al tráfico durante casi 20 horas por un temporal de nieve. En cambio, aseguraba la formación morada, la autopista de Burgos (A-1), de titularidad pública, permaneció abierta al tráfico pese al mal tiempo durante todo el fin de semana. “Estamos ante la oportunidad de acabar con la anomalía de los peajes, con la privatización de parte de las infraestructuras de transporte terrestre, definiendo una red pública que debe ser gestionada de forma única, acabando con los agravios tanto a los territorios como a las usuarias y usuarios, con las tarifas abusivas y la mala gestión de las grandes empresas del sector, dando por terminado un modelo de negocio que nace en el franquismo y tiene su remedo en el neoliberalismo de amiguetes de Aznar”, exponía la formación.

Antes de concluir de forma anticipada la legislatura, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, propuso la creación de una comisión en el Congreso para estudiar el futuro de los peajes. Aunque el PSOE ha tomado la decisión de ir suprimiendo paulatinamente los pagos en las vías cuya concesión vaya venciendo, su idea es debatir entre todos los partidos si lo ideal para conservar la red es mediante la generalización de los peajes o a través de los Presupuestos del Estado. De las declaraciones hechas por Ábalos, la sensación es que los socialistas se decantan por el pago por uso, lo que chocaría con los planes socialistas.

Podemos nunca ha escondido sus preferencias por lo público y por restatalizar sectores estratégicos como el energético o el financiero. De hecho, su deseo de volver a crear una banca de este corte golpeó con dureza la semana pasada a Bankia en bolsa. La entidad, en la que el Estado mantiene una participación superior al 60% a través del Frob, sería el candidato perfecto para estos planes.