Un español necesita trabajar casi dos años para ganar lo mismo que un alemán en uno

La diferencia salarial entre España y la Unión Europa asciende a 433 euros mensuales

Un operario trabaja en la fabricación de un coche de la marca Volkswagen en Alemania
Un operario trabaja en la fabricación de un coche de la marca Volkswagen en AlemaniaJens MeyerAP

Los trabajadores españoles tienen que afrontar una cuesta aún más empinada para alcanzar a sus compañeros europeos. El salario medio español ronda los 1.658 euros brutos mensuales, un 1,2% más que hace un año, pero un 20,7% menos que salario medio bruto de los países de la Unión Europea, que se sitúa en 2.091 euros. Así, según el «VII Monitor Anual Adecco sobre Salarios. España en el contexto europeo», la brecha entre ambas remuneraciones ha crecido 2,7 puntos porcentuales en el último año. En términos absolutos, los empleados españoles han pasado de cobrar 361 euros menos que sus iguales europeos, a cobrar 433 euros menos.

El salario medio español vuelve a obtener una clasificación mediocre en comparación con los países más avanzados de la UE, aunque se mantiene en una situación de clara ventaja en comparación con los Países del Este. El informe de Adecco ubica a España en un grupo intermedio de países cuya remuneración media mensual es superior a los 1.000 euros pero inferior a los 2.500. Entre ellos se encuentran Eslovenia (1.231 euros), Malta (1.285 euros), Chipre (1.290 euros), España (1.658 euros), Finlandia (2.395 euros), Francia (2.415 euros), Reino Unido (2.441 euros) y Suecia (2.453 euros). No obstante, no todos están al mismo nivel dentro de este grupo, siendo evidentes las diferencias de salarios entre Suecia, Reino Unido y Francia, cuyos sueldos llegan a duplicar los de Eslovenia y Malta. España ocupa el puesto 16 en el club de los 28 en función de su salario.

El sueldo medio español es de 1.658 euros, por los 2.749 de uno germano

Por encima se sitúan siete países que disfrutan de remuneraciones de más de 2.500 euros al mes. Bélgica ocupa la última posición de este grupo, con un salario medio mensual de 2.547 euros, y Dinamarca lidera el ránking con 3.150 euros mensuales. En un contexto de incertidumbre política y de desaceleración económica, los preocupantes datos de paro y el frenazo en el empleo, hacen que subir los salarios todavía sea un riesgo que muchos no están dispuestos a correr.

España no crece al mismo ritmo que el resto de líderes europeos y se queda atrás. En comparación con Alemania, el salario español es un 40,7% inferior al alemán (2.749 euros), lo que equivale a una diferencia mensual de 1.136 euros. Es decir, un asalariado medio español necesita trabajar 20 meses para tener unos ingresos similares a los que tiene un asalariado medio alemán en solo un año. Si se compara el salario español con el de nuestros vecinos más cercanos, Francia y Portugal, la remuneración española supera en un 66% a la del país luso (997 euros al mes), lo que se traduce en una diferencia de 661 euros mensuales, una brecha 39 euros mayor que en 2018. En cambio, la remuneración española es un 31,3% inferior a la francesa (2.415 euros), lo que supone que un trabajador español cobra ahora 757 euros mensuales menos que un empleado francés, ampliándose la diferencia en 40 euros mensuales con respecto al año anterior.

En el último grupo, con un salario medio inferior a 1.000 euros, se encuentran doce países, entre los que se incluyen todos los socios comunitarios de Europa del Este, así como Portugal y Grecia. En comparación con este grupo, la remuneración de España es casi cuatro veces mayor que la de Bulgaria (428 euros al mes). Esto equivale a decir que el dinero percibido por un trabajador medio búlgaro al cabo de un año es similar al que cobra un asalariado español en solo tres meses.