Cómo rentabilizar un inmueble para redondear la pensión

Vender una segunda vivienda y la hipoteca inversa son las principales alternativas de los jubilados para hacer frente a una pensión insuficiente

La hipoteca inversa es una alternativa para lograr ingresos
La hipoteca inversa es una alternativa para lograr ingresos

Complementar la jubilación no tiene por qué ir ligado a un plan de pensiones. La incertidumbre que genera la sostenibilidad del actual sistema público de pensiones está haciendo emerger la concepción de vivienda como una fuente de ingresos. Esta alternativa resulta cada vez más atractiva ya que encaja con la concepción que tienen muchos españoles de que una vivienda en propiedad es un seguro de vida. Prueba de ello es que, según el V Estudio de Casktua.com, seis de cada 10 españoles mayores de 65 años considera su vivienda como el mejor plan de pensiones. Para sacar rentabilidad a este bien inmobiliario las fórmulas principales son: la hipoteca inversa, el alquiler, la venta y la venta de vivienda con reserva de usufructo.

Hipoteca inversa

Esta alternativa consiste en la recepción, normalmente mensual, de una cantidad económica -acordada previamente con la entidad bancaria- hasta el fallecimiento del interesado, sin perder la titularidad del inmueble hasta ese momento, cuando pasa a disposición del banco. Esta vía está exenta de tributación y es la segunda opción más popular (28%) entre los mayores de 65 años, en caso de tener problemas de liquidez.

Venta de vivienda con reserva de usufructo

Este tipo de venta sería una posibilidad para el 17% de este grupo poblacional. La también denominada venta nuda permite transmitir el derecho de propiedad de un inmueble al comprador, pero el vendedor mantiene el derecho de uso durante un periodo de tiempo determinado, que puede ser de unos años o hasta su fallecimiento.

Venta o alquiler de la segunda residencia

Tener una segunda vivienda en propiedad puede convertirse en una fuente de ingresos constante y también puede aportar una inyección inmediata de liquidez si se recurre a la venta. Esta sería la primera alternativa que elegirían los más veteranos si su pensión no fuese suficiente para mantenerse económicamente. Junto a la venta, el 28% de los encuestados por Casaktua.com elegiría el alquiler con el objetivo de disfrutar, mensualmente, de unos ingresos fijos.

Alquiler de la vivienda mientras se reside en otro inmueble o en una residencia

En el caso de las personas que necesiten cuidados asistenciales, alquilar la vivienda habitual puede ser la mejor opción. Tanto si la persona reside en casa de algún familiar o se encuentra en una residencia, esta opción permite mantener la propiedad del beneficiario y sus herederos a la vez que reciben unos ingresos para costear este tipo de servicios.

Venta de la vivienda habitual o alquiler de una habitación

Se trata de dos opciones por las que optarían el 12% y el 6% de estos encuestados mayores, respectivamente. La venta de la vivienda habitual es una de las elecciones más drásticas, y solo es posible si se cuenta con otro domicilio, como una residencia u optar por hacer de la segunda vivienda la principal para retirarse a zonas de playa o campo. En caso de decantarse por esta vía, a los mayores de 65 años no se les retiene IRPF por la venta de su casa, lo que aportará mayores ingresos que en una venta habitual. Otra de las opciones es alquilar solo una parte de la casa. Si consta de varias plantas, se puede ceder una entera o alquilar una habitación si se prefiere disfrutar de la compañía.