SNCF y Trenitalia, favoritos para competir con Renfe en el AVE

Adif anunciará mañana las dos compañías que operarán junto a la española a partir de diciembre de 2020

Un tren de alta velocidad en la estación de Santa Justa / Manuel Olmedo
Un tren de alta velocidad en la estación de Santa Justa / Manuel Olmedo

Adif anunciará el miércoles qué empresas competirán con Renfe en la alta velocidad a partir de diciembre de 2020. El gestor público ha convocado un consejo de administración monográfico para resolver una cuestión que tiene en vilo al sector. La semana pasada, Adif anunció que los cinco aspirantes a competir con la empresa pública española-SNCF, Ilsa-Trenitalia, Globalvía-Moventia, Eco Rail y Talgo-Trilantic-Globalia- habían solicitado mayor capacidad de la que puede ofrecer la red de alta velocidad, cuya oferta de servicios se incrementará en un 65% en los tres corredores de alta velocidad objeto de este proceso: Madrid-Barcelona-Frontera francesa, Madrid-Levante (Valencia/Alicante) y Madrid-Sur (Sevilla/Málaga).

Competidores

Esta situación de sobredemanda ha obligado a Adif a activar el mecanismo para seleccionar a otras dos compañías para competir con Renfe. Se da por hecho que la operadora pública se adjudicará el denominado paquete A, pues es la única con capacidad para ofrecer los 104 trenes diarios que contempla este lote en el conjunto de las tres líneas. El parque B (16 circulaciones) y el C (cinco) son los que estarían en disputa. Y en el sector se considera que las compañías públicas francesa SNCF y la italiana Trenitalia, en consorcio con Ilsa (Air Nostrum) parten con ventaja. Según se estableció en los criterios para liberalizar el sector, en caso de que se produjese una sobredemanda, Adif priorizará para adjudicar las circulaciones (surcos, en la jerga ferroviaria) las ofertas que más número de frecuencias han propuesto. Esta circunstancia otorga ventaja a aquellas ofertas que dispongan ya de material rodante, pues pueden presentar ofertas en firme de circulaciones más potentes desde el primer día.

A día de hoy, tanto SNCF como Trenitalia son los únicos competidores en liza que disponen de trenes de alta velocidad, pues operan líneas de este tipo en sus respectivos países de origen. Una circunstancia que, además, les otorga también la ventaja de la experiencia en el sector de la que carecen ofertas como la del Globalvía-Moventia, Eco Rail y Talgo-Trilantic-Globalia. En el caso de Talgo, aunque se trata de un fabricante de material rodante, toda su producción hasta ahora han sido encargos para otras compañías. Construir trenes de alta velocidad lleva tiempo y cuesta bastante dinero. Cada unidad cuesta unos 20 millones de euros y se tarda dos años en fabricarla. El mercado del alquiler de este tipo de trenes, bastante limitado, complica todavía más las opciones a los que no los tienen.