España tiene un sistema de pensiones menos sostenible que el de Perú o el de Malasia

El último estudio Global Pension Index 2019 coloca a España entre los países con su sistema de pensiones en riesgo si no se toman medidas correctivas y se hacen cambios estructurales. Nuestro país sólo alcanza 54,7 puntos sobre 100, y se sitúa en el puesto 24 de 37 países

“El sistema de pensiones español presenta grandes riesgos y deficiencias, que deberían ser corregidas. Si las reformas necesarias no se llevan a cabo, su eficacia y sostenibilidad a largo plazo estará en riesgo”. Así de contundente se mostró el Melbourne Mercer Global Pension Index 2019, el mayor estudio de sistemas de pensiones del mundo, que cuestiona que las prestaciones en España, según están diseñadas en la actualidad, puedan mantenerse en el tiempo con la actual cobertura. Las pensiones españolas obtienen un aprobado en idoneidad e integridad, pero suman un preocupante suspenso en sostenibilidad. Es en este punto, si el sistema español es sostenible en el tiempo, el que ha disparado las dudas tras el anuncio hace apenas una semana del principio de acuerdo de Gobierno entre PSOE y Podemos. Si finalmente sale adelante, la intención de ese Ejecutivo es ligar indefinidamente al IPC la subida de las pensiones y, además, hacerlo por ley. Si las actualizamos a una media del 2% en vez del 0,25% actual, supondría un gasto extra insostenible en el tiempo con el actual sistema de financiación. Y esta cantidad iría aumentando exponencialmente cada año. Según el estudio elaborado por Mercer, España sólo ha sido capaz de superar los sistemas de pensiones de Italia y Austria entre los países europeos más importantes, y se sitúa por detrás de economías supuestamente más débiles como Perú, Arabia Saudí o Chile. En el ranking, que analiza dos tercios de la población mundial, España ocupa el puesto 24 de 37 sistemas de pensiones analizados. No consta si este análisis ha tenido en cuenta la intenciones de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias de ligar el incremento anual de las pensiones al IPC. El FMI y centros de estudios como Fedea ya han advertido de que ello llevaría a un colapso del sistema, ya que revalorizarlas a ese índice haría que el gasto se disparase entre tres y cuatro puntos del PIB, entre 35.000 y 50.000 millones de euros de cara a 2050.

Críticas generalizadas

El Global Pension Index, elaborado desde hace más de una década por el el Centro Australiano de Estudios Financieros (ACFS), el Centro de Pensiones Finlandés y la empresa de servicios profesionales Mercer interpreta datos sociales y económicos, tales como la edad actual y futura de la población, la fertilidad, la población activa, el paro, la pirámide poblacional, la deuda pública o la tasa de reposición. En total, más de cuarenta indicadores que abarcan un amplio espectro socioeconómico, y cuyos resultados han llevado a poner en duda el futuro de las pensiones españolas. En concreto, el informe critica que la renta de jubilación en España esté casi exclusivamente ligada al sistema público, con unos recursos limitados y en entredicho, y que los planes de pensiones privados tengan aún una cobertura baja y de elección personal, sin que se haya implementado un plan gubernamental que los gestione y los incentive. Creen los expertos que el sistema mejoraría si se aumentara la cobertura de los empleados en planes de pensiones personales, con aportaciones automáticas, que irían aumentando el nivel de las contribuciones y activos durante sus años laborales. También pide la ampliación del mercado de trabajo, y de la edad de jubilación, y que mejore el ratio actual de poco más de dos trabajadores por cada pensionista, ya que el sistema puede volverse insostenible a medida que la esperanza de vida se dilata, sobre todo en España, con uno de los índices más altos de personas con mayor edad del mundo.

Suspenso por insostenible

En términos posicionales, España subió tres décimas con respecto al año pasado, pasando de 54.4 puntos a 54.7 en el ránking global, pero no mejoró su posición. También queda en evidencia nuestro país entre nuestros vecinos europeos, ya que ocupamos el puesto 12 de 14 analizados. Aprueba -y con notas relativamente buenas- en adecuación, con 70 puntos, y en integridad, con 69,1 puntos, aunque se sitúa lejos de la cabeza -Irlanda es la primera en adecuación, con 81,5 puntos, y Finlandia lo es en integridad, con 92,3 puntos-. Pero el punto débil de España es la sostenibilidad -o insostenibilidad- del sistema. Es aquí donde la brecha es más reveladora y en la que suma la peor puntuación. Únicamente obtenemos 26,9 puntos sobre 100. En Europa, solo Italia, 19, y Austria, 22,9, están por detrás. Si tenemos en cuenta que Dinamarca lidera esta lista con 82 puntos, puede comprobarse la distancia entre ambos. En el listado global, España se encuentra por detrás de países que llevan años implementando medidas para sostener el sistema en el futuro, como Holanda, Dinamarca, Finlandia, Noruega, Irlanda o Francia, pero también nos superan otros como Singapur, Malasia, Colombia o Perú.

El estudio mantiene que existe una fuerte correlación entre los niveles de los activos de pensiones y la deuda neta de los hogares, por lo que si continúa el aumento de la deuda familiar en las economías desarrolladas, no será viable el crecimiento de los activos mantenidos por los fondos de pensiones. Si bien cada sistema tiene sus propias características, el informe deja evidencia de que hay mejoras comunes. Para el caso español, el informe pide que se reduzca la tasa de desempleo, que se rerase la edad de jubilación, que suban algunas cotizaciones, que se implementen planes privados de ahorro y se mejoren las tasas de ocupación laboral. Generalizando, al resto de países les recomienda fomentar el ahorro, incentivar los fondos de pensiones privados y evitar la generalización de las prejubilaciones.