Fomento hará descuentos a los usuarios habituales de peajes

La medida beneficiará a todas las autopistas de pago del Estado

Las rebajas llegan a las autopistas de peaje. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha anunciado que los usuarios habituales de estas vías de alta capacidad se beneficiarán de descuentos. Un “política de bonificación y reducción de tarifas”, como la ha definido el ministro, que tendrá todavía que estudiarse, por lo que Ábalos no ha concretado cuándo entrará en vigor la medida y cuál será la cuantía de las bonificaciones.

Ábalos ha realizado estas declaraciones en Segovia. El Gobierno, a través de diversas modificaciones de la concesión de las autopistas AP-51 (AP-6 conexión con Ávila) y AP-61 (AP-6 conexión con Segovia), ha decretado el incrementó del precio de sus peajes un 1,69%, por encima del 0,84% de la media nacional, para compensar a la concesionaria de la vía, Castellana de Autopistas, por la inversión que ha tenido que realizar en distintas obras esta compañía. Aunque el Gobierno ha levantado en el último año la barrera de diversas autopistas de peaje cuyos contratos de concesión han ido venciendo en los últimos años, no es el caso de la AP-6. Ábalos ha explicado que existen “una serie de compromisos que hay que respetar” por “seguridad jurídica y por el coste”. Y es por este motivo por el que el futuro Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana -que sustituirá a Fomento- otorgará beneficios a los usuarios habituales de estas vías, según informa Ep.

El futuro de las autopistas es uno de los asuntos que abordará este departamento en la próxima legislatura. En el acuerdo de Gobierno entre PSOE y Podemos, ambas formaciones han incluido como uno de sus objetivos “revisar el modelo de peajes de la red viaria de alta capacidad encaminado a garantizar la sostenibilidad y el uso eficiente”. Traducido al roman paladino, lo que Ábalos pretende es volver a poner encima de la mesa el debate sobre qué modelo adoptar para conservar la red de capacidad española, la generalización de los peajes o cargar su mantenimiento a los Presupuestos Generales del Estado. En la pasada legislatura, Fomento quería impulsar una comisión en el Congreso de los Diputados para discutir la cuestión, pero la disolución adelantada de las Cámaras lo impidió. Su deseo es llegar a un pacto sobre la cuestión con todas las formaciones políticas.