"Quieren volver a las aldeas... en patinete», Madrid responde a Colau por la “ofensiva aérea”

Las patronales de Madrid y Cataluña recuerdan que eliminar conexiones entre las dos capitales «perjudica la economía y crea paro»

Cuantas más conexiones mejor para unir a las dos principales ciudades españolas. Así lo indica la lógica a la que se aferran las patronales a ambos lados del puente aéreo que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quiere suprimir al existir la alternativa ferroviaria entre ambas capitales. La ofensiva aérea que pretende lanzar Podemos como uno de los muchos frentes propios que abrirá durante la legislatura para diferenciarse de su socio en el Gobierno tuvo ayer una respuesta contundente por parte de la Confederación Empresarial de Madrid (Ceim) y de Foment del Treball, patronales de Madrid y Cataluña, respectivamente,y de los representantes de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento de la capital española. El vicepresidente regional madrileño, Ignacio Aguado, afirmó que Colau pretende «volver a las aldeas». El representante de Ciudadanos subrayó que la idea de la regidora de la Ciudad Condal es «una ocurrencia más» de quienes quieren «convertir a Barcelona en una aldea en lugar de en una ciudad cosmopolita» «Quiere volver otra vez a las aldeas y son ocurrencias que no combaten la contaminación y buscan sesgo ideológico, y atacar la libertad de los usuarios». A juicio de Aguado, lo que quieren es hacer creer a todos «que solo hay una manera de vivir: la suya», como que «hay que ir en patinete» o que «si no se hace lo que Colau quiere» se es «un mal ciudadano». Por su parte, desde el Ayuntamiento de la capital española, el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, calificó de «disparate» la propuesta y añadió que las «necesidades en medio ambiente tienen que ser compatibles con el desarrollo».

Los empresarios también responden

Los empresarios alertaron en sendos comunicados sobre «el riesgo para el empleo y la actividad económica» que supondría eliminar la opción aérea y pidieron «prudencia» ante la propuesta «exploratoria» de Colau. Las dos patronales remarcan «que hay que hacer las propuestas con los datos de los servicios y la demanda en función del volumen de pasajeros, el tráfico previsto, la capacidad real de cada servicio y dando respuesta tanto a los criterios económicos como a los compromisos ineludibles ante la emergencia climática».

Competencia

Los empresarios consideran que el puente aéreo es positivo para los usuarios y para sus bolsillos. En este sentido señalan que el hecho de que haya «muchos sistemas de transporte entre las dos ciudades como el autobús, el AVE, el avión y el coche es un mecanismo de libre competencia que garantiza el buen funcionamiento de estos servicios y también el precio. El consumidor puede decidir en función del precio».

El puente aéreo Barcelona-Madrid, que entra dentro del cupo de rutas que el Ayuntamiento de Barcelona propone eliminar de El Prat al tener alternativa ferroviaria, supondría la pérdida de unas 2,4 millones de plazas aéreas. En concreto, en 2018 fueron 2,46 millones de personas las que se desplazaron entre la capital catalana y Madrid haciendo uso del puente aéreo, unas 200.000 al mes, lo que supone el 4,9% del tráfico total durante ese año. El AVE entre ambas capitales transportó a 4,2 millones de pasajeros en 2018, casi el doble que el avión. En 2019, a falta de los datos de diciembre, la conexión Barcelona-Madrid ha transportado a 2,36 millones de pasajeros. Para ambos aeropuertos, el puente aéreo supone la ruta con más pasajeros como aeropuerto de escala.