Las injerencias de la vicepresidenta Ribera y Podemos dinamitan la cúpula de Red Eléctrica

Jordi Sevilla dimite y renuncia a más de medio millón de euros al año. El exministro socialista llegó a coordinar el programa económico de Pedro Sánchez en 2015 y 2016

Jordi Sevilla, presidente de Red Eléctrica
Jordi Sevilla, presidente de Red Eléctrica

La coalición socialcomunista de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se ha cobrado su primera gran víctima. Jordi Sevilla, presidente de Red Eléctrica de España (REE) presentará hoy su dimisión ante el consejo de administración de la firma. Oficialmente, la salida de Sevilla de produce por «motivos personales». Extraoficialmente, sus discrepancias con la vicepresidenta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y con Podemos, ahora en el Gobierno, han llevado al exministro socialista a abandonar la empresa «semipública», encargada de gestionar el sistema eléctrico en España. Desde el departamento que dirige Ribera se han limitado a señalar que Red Eléctrica es una empresa del Ibex 35 muy importante, que está llamada a desempeñar un papel vital en la transición energética, al tiempo que aseguran que respetan plenamente la independencia de la compañía y las decisiones personales de su presidente.

Aunque no han trascendido los detalles que han llevado a Sevilla a renunciar a un sueldo de más de medio millón de euros al año, fuentes cercanas hablan de «injerencias» en la gestión de Red Eléctrica por parte de Ribera, dentro del proceso de adaptación de la empresa al nuevo modelo renovable del Gobierno. El Estado, a través de la SEPI, es el máximo accionista de la empresa con un 20% del capital, y como tal le corresponde nombrar al presidente. Por este motivo, es habitual que el máximo directivo cambie cada vez que lo hace el inquilino de La Moncloa. Esta circunstancia hace aún más extraña la dimisión de Sevilla, pues aterrizó en Red Eléctrica en julio de 2018 de la mano de Pedro Sánchez y del nuevo Gobierno socialista surgido de la moción de censura a Mariano Rajoy. De hecho, su antecesor José Folgado ocupó el cargo a principios de 2012 con la llegada de Rajoy a la presidencia, tras haber sido secretario de Estado de Economía en el Gobierno de José María Aznar.

Sevilla, militante y muy vinculado a la esfera de poder socialista, ha ocupado todo tipo de cargos en el partido y llegó a coordinar el programa económico del PSOE para las elecciones generales de 2015 y 2016 por encargo de Sánchez. De esta forma, su salida es un golpe directo al presidente, en un momento en el que se mira con lupa el engranaje en el Ejecutivo entre los socialistas y Podemos, con los que además Sevilla tiene un largo historial de duros enfrentamientos.

Este mismo verano, afirmó en Twitter que «para muchos, socialistas o no, Pablo Iglesias se ha convertido en el principal obstáculo a un Gobierno de izquierdas en España, después de liderar el ‘‘no a Sánchez’’ en 2016 (esperando el sorpasso) y estirar personalmente la cuerda hasta romperla en 2019». La contestación desde las filas moradas no se hizo esperar, en este caso desde la nueva ministra de Trabajo, la podemita Yolanda Díaz: «Que quien ostenta la presidencia de Red Eléctrica, órgano técnico clave en el sistema eléctrico en nuestro país, emita este tipo de “opiniones políticas”, además de ser la primera vez que sucede, perjudica la independencia de REE y lo descalifica para presidirlo», replicó.

“House Water Watch Cooper”

En los planes de Podemos, la nacionalización de Red Eléctrica aparece como una de las prioridades dentro de la reforma del sistema eléctrico. «La gestora de la red de transporte, Red Eléctrica, que ahora opera de hecho en régimen de monopolio, debe pasar a ser pública», reclaman. La respuesta de Sevilla fue contundente: «Si tienen 8.000 millones de euros y consiguen mayoría parlamentaria suficiente, que lo hagan», retó a Iglesias. Jordi Sevilla llegó a explicar en un libro que pensó incluso en negar el saludo al líder de Podemos, tras sus ataques personales en la campaña electoral de 2015. En un debate, Iglesias reprochó a Sánchez que varios exministros socialistas hubiesen acabado en consejos de administración de empresas, dejando para la historia una de las meteduras de pata más famosas de Pablo Iglesias: «Tu asesor económico Jordi Sevilla forma parte del consejo de administración de la multinacional House Water Watch Cooper», dijo.

Tras la salida de Sevilla, y hasta que el Gobierno nombre un nuevo presidente, las funciones ejecutivas recaerán en el consejero delegado, Roberto García Merino. En el consejo de hoy se activará el plan de contingencia de la compañía, por el que la consejera independiente coordinadora Carmen Gómez de Barreda asumirá de forma transitoria y hasta que se produzca el nuevo nombramiento la coordinación de las funciones del consejo. Con todo, no existen plazos para sustituir a Sevilla, que según fuentes de la empresa, «ha contado con el respaldo y la aprobación del consejo de administración en todas las decisiones que ha tomado».