Banco Sabadell gana 768 millones, un 134% más, superada la crisis de TSB

Los ingresos del negocio bancario del grupo aumentan en el último año un 1 %, hasta los 5.061 millones

Banco Sabadell

Banco Sabadell ha cerrado 2019 con un beneficio de 768 millones de euros, un 134% más que en el año anterior, cuando se vio lastrado por los problemas derivados de la migración tecnológica de su filial británica, TSB, según ha informado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Los ingresos del negocio bancario del grupo, que engloban el margen de intereses y las comisiones netas, aumentan en el último año un 1 %, hasta los 5.061 millones, en un entorno de tipos negativos. En concreto, el margen de intereses se sitúa en 3.622 millones, un 1,4% menos, mientras que las comisiones netas crecen un 7,7% (5,8% excluyendo la filial británica del grupo catalán), hasta los 1.439 millones, impulsadas por el buen comportamiento de las de servicio, con incrementos en todos los segmentos, según la información remitida al supervisor bursátil.

Los costes, por su parte, se redujeron un 1,8% en 2019, colocándose en 3.213 millones de euros (2.161 millones excluyendo TSB). En este sentido, la ratio de eficiencia se situó en 55,6% al cierre de 2019, lo que supone 2,7 puntos porcentuales de mejora respecto a un año antes. Por otro lado, el total de dotaciones y deterioros ascendió a 938 millones de euros a cierre de 2019 (865 millones excluyendo TSB), frente a los 1.320 millones de euros (1.089 millones de euros excluyendo TSB) de diciembre del año anterior. Paralelamente, el coste de riesgo del grupo se situó en el 0,52%.

En paralelo a la mejora del resultado, el grupo situó el ratio de solvencia de máxima calidad “CET1 fully loaded” en el 11,7% y subirá al 12,1% cuando ejecute la venta de la gestora a Amundi. Tras superar así su compromiso de concluir el ejercicio con una tasa mínima del 11,6%, su consejo de administración ha aprobado repartir un dividendo complementario en efectivo de 0,02 euros por acción. El dividendo total con cargo al beneficio será de 0,04 euros por acción e implica un “payout” de aproximadamente el 40%.

Por lo que respecta al negocio, el grupo aumentó un 3,7% el saldo vivo del crédito, hasta un total de 144.572 millones de euros y crecería, incluso, el 2,2% de excluir TSB, pese a la contracción de este negocio que aún experimenta en el conjunto de la banca en España. La evolución de la cartera financiada está limitada por las carteras cubiertas por el Esquema de Protección de Activos de la antigua CAM y la emisión de una titulización de créditos al consumo. Si se neutralizan ambos factores el saldo en stock subiría 4,4%, "impulsado por el buen comportamiento en todas las geografías" y especialmente en el negocio de grandes empresas, pymes e hipotecas.

El margen de intereses se redujo un 1,4% interanual en el actual escenario de tipos a ras de suelo. Sin embargo, el pulso comercial y la generación de negocio se tradujo en incrementos del 7,7% en la recaudación neta por comisiones, mientras que los costes cayeron un 1,8%. En la parte baja de la cuenta también registró un alivio en la partida de dotaciones y deterioros, ya que detrajeron 938 millones de euros frente a los 1.320 millones del año anterior, con la morosidad en descenso y la exposición tóxica ya baja. El ratio de morosidad bajó, en concreto, del 4,2 al 3,8%, en un ejercicio donde redujo la exposición problemática -créditos dudosos e inmuebles adjudicados- en más de 8.200 millones de euros con el cierre de las operaciones de ventas de carteras. A cierre del ejercicio su saldo problemático se situó en 7.326 millones: 6.141 millones correspondientes por dudosos y 1.185 millones a activos adjudicados.