¿Puede estar España otro año sin Presupuestos?

Las cuentas de Cristóbal Montoro son ya las más largas de la democracia y podrían seguir rigiendo el Gobierno de Pedro Sánchez durante todo 2020

Los Presupuestos diseñados por el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro llevan en vigor desde 2018
Los Presupuestos diseñados por el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro llevan en vigor desde 2018

¿Qué significa prorrogar los Presupuestos Generales del Estado?

En esencia, se trata de manejar un año más las cuentas de las administraciones públicas con el mismo nivel de gasto del año anterior. En teoría, los Presupuestos tienen que estar aprobados antes del 31 de diciembre de cada año. Si el Gobierno no logra el consenso parlamentario suficiente, entonces la Constitución prevé una prórroga automática para el nuevo año, hasta que se logren sacar adelante unas nuevas cuentas públicas.

¿Qué capacidad tiene el Gobierno para modificar los gastos?

El margen de maniobra es limitado. Con carácter general, hay que mantener los gastos y los ingresos, aunque pueden hacerse ciertas modificaciones, siempre y cuando estén justificadas. La prueba es que, teniendo ya unos presupuestos prorrogados, el Gobierno ha aprobado por decreto subidas importantes del gasto como la de las pensiones o el sueldo de los funcionarios. Respecto a los impuestos, el Gobierno no puede poner en marcha nuevas figuras impositivas, como la pretendida Tasa Google o el nuevo tributo a las transacciones financieras, algo que ya le sucedió a Sánchez hace un año cuando el Congreso tumbó su proyecto de Presupuestos.

¿Puede estar la economía española otro año sin Presupuestos, prorrogando de nuevo las cuentas actuales?

Sí. De hecho, lleva en esta situación desde 2018. Los últimos Presupuestos fueron diseñados por Cristóbal Montoro para el último Gobierno de Rajoy y ya se han convertido en los más longevos de la democracia. Es más, la inestabilidad política que vive España desde la salida de la crisis ha provocado que en los últimos cinco años se hayan prorrogado cuatro veces las cuentas. 2017, 2018, 2019 y 2020 comenzaron con los Presupuestos prorrogados, si bien en los dos primeros casos se aprobaron en marzo. Los últimos que obtuvieron la luz verde del Congreso en tiempo y forma fueron los de 2016. Además, al no poder aumentar el gasto de manera sustancial, la prórroga puede convertirse en un freno para el déficit, evitando un incumplimiento aún mayor de los objetivos.

¿Hay algún límite máximo de prórrogas?

No. Los Presupuestos se prorrogarán tantas veces como sea necesario mientras el Gobierno no logre los apoyos suficientes.

¿Beneficia o perjudica a Sánchez otra prórroga presupuestaria?

Depende. Por una parte, no ser capaz de sacar adelante los Presupuestos (la principal ley de cada año y el mecanismo para articular las principales políticas) nada más salir de las urnas supone un golpe político y de imagen que remarca la debilidad del Gobierno. La paradoja es que seguiría gobernando con unas cuentas que se negó a aprobar en 2018. Por otra parte, Sánchez podría dar por buena la prórroga para este año y concentrarse en elaborar después del verano unos Presupuestos socialistas para 2021, siguiendo el calendario habitual (presentación en septiembre). De esta forma, rebajaría las elevadas pretensiones de gasto de Podemos, su socio de Gobierno, para no disparar aún más el déficit, y prácticamente se aseguraría su estancia en La Moncloa hasta 2023. ¿Por que? Una vez aprobadas unas cuentas «socialistas», se liberaría de las restricciones que llevan aparejados los Presupuestos de Montoro y podría, llegado el caso, prorrogar sus propias cuentas hasta agotar la legislatura.