Uno de cada tres negocios no llega al tercer año

«Si emprender fuera garantía de éxito no habría solo 3 millones de emprendedores en España, sino 6 millones».

Autónomos.- Más de 44 millones en ayudas o la ampliación de tarifa plana, entre las medidas de la Junta para autónomos
Trabajadoras autónomas andaluzas JUNTA DE ANDALUCÍA

Emprender se ha convertido en uno de los verbos más de moda en España y una de las actividades motrices de la economía española. Pese a ello, no todos alcanzan el éxito, es más, el 50% de las iniciativas empresariales que ponen en marcha estos trabajadores no superan el quinto año y el cupo de tres años solo lo alcanza un 66%. En palabras del presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, «uno de cada tres emprendedores autónomos no llega al tercer año, es decir, antes de los tres años se quedan en el camino un 30% de los proyectos».

Frente a esto, hay que distinguir dos cuestiones. En 2019, «el número de iniciativas de emprendimiento se ha desacelerado», y en segundo lugar, «la mayoría de ellas las han creado personas mayores de 45 años». En cuanto a esto último, Amor explica que «son personas que fueron expulsadas del mercado laboral con una importante experiencia y pertenecientes, probablemente, a una compañía financiera o telefónica importante». Debido a esto, «no quieren estar encerrados en casa y deciden poner en marcha un negocio que, al final, fracasa».

Efectivamente, en los últimos tres años, el dato de trabajadores autónomos en España se ha disparado en un 50%, pero «ha descendido el dato de autónomos menores de 30 años», añade el presidente de ATA. Desde 2013, existe una tendencia positiva para detectar las oportunidades de negocio y «ha habido una evolución en la mentalidad de los españoles hacia la auto-ocupación», indica Enric Serradell-López, profesor de Economía de la Universidad Oberta de Cataluña (UOC). Así, un 6,4% de la población adulta española es emprendedora. Una tendencia reforzada por el hecho de que casi la mitad de la población de entre 18 y 64 años cree que tiene capacidad suficiente para emprender. Y llega al 84% en aquellos que están involucrados en las actividades emprendedoras, según el informe del Global Entrepreneurship Monitor (GEM). Según el GEM, la vida media de las empresas emergentes españolas ronda los tres años, mientras que en Europa supera los cuatro años.

Los retos a los que se enfrentan estos negocios son, especialmente, el sector elegido, la financiación y el objetivo de su producto. Y no todo es compatible. España cuenta con una de las tasas de creación y destrucción de empresas más altas de Europa solo superada por el Reino Unido. Serradell-López explica que esto es fruto de «copiar a Silicon Valley cuando no se comparte la misma cultura empresarial, una cultura que ve el fracaso como un punto más en el recorrido emprendedor y que se valora positivamente». Claro que, «si emprender fuera garantía de éxito no habría solo 3 millones de emprendedores en España, sino 6 millones», concreta Amor.