Economía

Boeing encuentra “objetos extraños” en los 737 MAX que no ha entregado

Inspecciona los aviones tras hallar cuerpos raros en los depósitos de combustible

Boeing sigue acumulando problemas con su modelo 737 MAX. El fabricante estadounidense ha dado órdenes de inspeccionar las unidades de este avión que aún no han sido entregados a clientes tras haberse encontrado objetos extraños dentro de varios depósitos de gasolina, informaron este martes medios especializados. La compañía ha enviado una misiva a sus empleados en los que el representante de la división comercial de Boeing Mark Jenks afirmó que estas imperfecciones en la fabricación de los aviones son “absolutamente inaceptables” y que “un sólo descuido ya es demasiado”.

Boeing pretende investigar estos objetos extraños encontrados en los depósitos de combustible, pero afirmó que esto no retrasará la vuelta de los 737 MAX, aunque la Administración Federal de Aviación de EE UU (FAA por sus siglas en inglés) aún no ha fijado una fecha para ello. Además, ha dado órdenes de inspeccionar todos los aviones que aún no han sido entregados a los clientes.

Desde que se suspendieron los vuelos de los 737 MAX hasta que Boeing decidió cesar su producción el mes pasado, la empresa ha manufacturado unas 400 unidades de este avión. Boeing suspendió la entrega de este modelo después de que las autoridades prohibieran los vuelos del avión tras dos accidentes mortales en Indonesia y Etiopía en los que fallecieron 346 personas.

Mientras las agencias reguladoras y Boeing tratan de resolver los problemas del 737 MAX, ninguna aerolínea espera que vuelvan a estar operativos para la temporada de verano. United Airlines, por ejemplo, no tiene prevista la reincorporación del modelo hasta el próximo 4 de septiembre, mientras que Southwest, la empresa estadounidense que operaba el mayor número estos aviones, lo hará el próximo 10 de agosto.

Falta de calidad

El pasado mes de abril, “The New York Times” denunció en un extenso reportaje los bajos niveles de calidad en la producción de Boeing, y señaló que había descuidado sus procesos de producción, especialmente en su planta de Charleston, inaugurada en 2009. “En la última década, su fábrica, donde se hace el modelo 787 Dreamliner, se ha visto asolada por una producción de escasa calidad y una débil supervisión que han amenazado con comprometer su seguridad”, afirma el texto del rotativo neoyorquino. El medio afirmó entonces haber revisado cientos de paginas de correos internos, documentos corporativos y registros federales, y haber entrevistado a docenas de actuales y antiguos empleados para llegar a esta conclusión. Apuntaron además que existe una cultura empresarial en Boeing en la que se valora la rapidez de la producción por encima de su calidad, y que el fabricante de aviones presiona a sus empleados para trabajar velozmente a la vez que ignora algunos de las preocupaciones planteadas.

El artículo revela cerca de una docena de quejas presentadas a organismos reguladores estadounidenses por parte de trabajadores de la empresa por cuestiones de seguridad en las que se describen problemas como producción defectuosa, escombros en los aviones o presiones recibidas para no informar sobre violaciones de la reglamentación.