Epidemia de absentismo en la fábrica de Volkswagen de Navarra

Se duplica en ocho años y pone en riesgo su competitividad

El absentismo en la fábrica de Volkswagen Navarra se ha duplicado en los últimos ocho años, pasando del 4% de 2011 al 7,8% de 2019, un hecho que la dirección ha calificado de “insostenible”y que “reduce gravemente la competitividad de la planta frente a otras del grupo” que están en disposición de producir modelos del segmento A0, al que pertenecen el Polo y el T-Cross que se producen en Landaben, alerta Jesús Galindo Parejo, gerente de Relaciones Industriales y Seguridad de Volkswagen Navarra. “No podemos permitir que ponga en peligro el futuro de nuestra fábrica”, recalcó. En el marco de la comisión judicial sindical de segumiento celebrada esta mañana, la dirección ha instado a sus miembros a acordar, antes de las fechas de Semana Santa, un paquete de medidas que, a corto y medio plazo, logre su reducción.

Con este objetivo, y dado que el absentismo tiene un origen multicausal, la dirección ha propuesto para las próximas reuniones concretar medidas en cuatro ámbitos de actuación: la salud de los trabajadores, la organización del trabajo, la motivación de los trabajadores y la conciliación laboral y familiar. Además, la dirección de la empresa ya ha comunicado en la reunión de este lunes que, dentro del ámbito de la salud de los trabajadores, una de las medidas a aplicar en la fábrica va a ser la incorporación, a partir del 1 de enero de 2021, de las contingencias comunes de los trabajadores de la fábrica a Mutua Navarra: “Primero, porque es una exigencia que recibimos desde nuestra central en Alemania, y segundo, porque creemos firmemente que es una medida beneficiosa para la salud de nuestros trabajadores, para su mejor y más pronta recuperación, y, en consecuencia, para reducir el índice de absentismo en la fábrica”, ha explicado Galindo.

El gerente de Relaciones Industriales y Seguridad ha informado, además, de que esta decisión es potestad de la empresa, que puede implantar la medida unilateralmente. Por su parte, la directora de Recursos Humanos de la factoría del consorcio alemán en Navarra, Kerstin Scholz, ha expresado que “la gravedad de la situación” exige una “respuesta firme y con visión de futuro”. “Entre todos tenemos que ser capaces de llegar a un acuerdo con medidas que nos permitan reducir las cifras de absentismo en la fábrica y ganar en competitividad. Tenemos que darle la vuelta a la situación y estar preparados para, en un futuro, poder dar respuesta a cualquier desafío que nos pueda llegar a plantear el Grupo Volkswagen, en especial los relacionados directamente con la electrificación”, ha expuesto.