“Bullying” de Montero a Madrid por el supuesto “dumping fiscal”

La ministra confirma en el Congreso que obligará a la comunidad madrileña a acabar con sus “prácticas desleales fiscales” con la reforma del sistema de financiación autonómica. La oposición la acusa de atacar las regiones del PP y de premiar a los independentistas

Sesión de control al Gobierno
La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la sesión de control al Gobierno en el CongresoMariscalEFE

Las escaramuzas que el Ministerio de Hacienda y el Gobierno de la Comunidad de Madrid han mantenido durante la última semana ha dado paso a una declaración de guerra abierta y sin concesiones al “enemigo”. Esa es la conclusión que puede traducirse después de escuchar a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la sesión de control en el Congreso, en la que volvió a cargar contra la capital redoblando sus acusaciones de que ejerce “dumping fiscal” al bajar los impuestos que gestiona, lo que, según la ministra, condena a las comunidades que no lo hacen a perder empresas y ciudadanos e induce al resto a reducir también su fiscalidad sin tener recursos para ello, como hacen algunas que luego “tienen que recurrir a los recursos extraordinarios del Gobierno” para poder financiarse.

Esta fue la contundente respuesta de Montero a una pregunta de Ciudadanos en el Pleno del Congreso, en la que pedía explicaciones por el anuncio de que Hacienda obligará a algunas comunidades que tienen bonificados impuestos -como Patrimonio, Sucesiones o Donaciones- a que eliminen estas rebajas. En concreto, el diputado Marcos de Quinto acusó al Gobierno de “acosar” y hacer “bullying” a comunidades como Madrid o Andalucía por utilizar sus competencias para bajar impuestos, de maltratar a las autonomías que no están gobernadas por el PSOE y que, sin embargo, “premian” a quienes “exhiben un comportamiento desleal con España”.

En su contestación, Montero acusó directamente a Madrid de aprovecharse de su condición de "capitalidad del Estado”, que le otorga una mayor capacidad que al resto para hacer “dumping fiscal”, una situación que aseguró no se va a tolerar y se revisará en la próxima reforma del sistema de financiación autonómica.

De inmediato, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, advirtió al Gobierno central de que desde el Ejecutivo autonómico responderá “con todas las herramientas” tanto “políticas como judiciales” por el acoso de Montero. “Defenderemos el modelo de vida que nos hemos dado, unas leyes que nos hemos dado y un modelo fiscal en el que creemos profundamente”.