La recesión asoma en las bolsas tras una semana negra

Todos los selectivos europeos suman caídas por encima del 11%. Se han suspendido ferias tan emblemáticas como el Salón del Automóvil de Ginebra

Hong Kong Hang Seng Index falls
Las bolsas mundiales se han desplomado por la extensión global del coronavirusJEROME FAVREEFE

Ya es un hecho. El pánico se ha instalado en todas las economías, empresas y mercados bursátiles. El impacto del coronavirus ya es global y sus consecuencias asoman al borde recesión a los países más dependientes del exterior o en los que la epidemia se ha generalizado, como Italia. El miedo a la expansión viral ha derrumbado las bolsas mundiales en cinco días, con descensos acumulados superiores al 11% en los principales mercados, en la peor semana desde la crisis financiera de 2008. Londres ha acumulado una bajada del 11,12%; Fráncfort, del 12,44%; París, del 11,94%; Milán, del 11,26 %, y Madrid, del 11,76%. En el caso español, las pérdidas de capitalización superan los 70.000 millones de euros y han afectado a todos los sectores, no sólo a las aerolíneas, grupos hoteleros y touroperadores turísticos. IAG ha liderado las pérdidas del Ibex 35. con una caída del 26,1% en una semana. Pero todos los grandes valores perdieron entre el 10% y el 15% de su valor. Bankia, que ha terminado en el mínimo histórico de 1,43 euros por acción, ha retrocedido un 15,56%. Repsol perdió el 15,27%, BBVA, el 15,18%; Telefónica, el 12,27%; Santander, el 12,03%; e Inditex el 10,95%, para culminar una semana negra. Ante estos descensos generalizados, el gestor bursátil español llegó a plantearse incluso suspender algunas cotizaciones, pero finalmente decidieron no actuar.

Ningún sector, ni productivo ni financiero, se salva ya de la expansión del coronavirus, que aunque ha afectado especialmente a las aerolíneas y a las empresas relacionadas con el turismo, también ha empezado a «tocar» a las petroleras –que sufren la bajada del crudo por la falta de actividad económica en China–, y a los bancos –perjudicados por los rumores que apuntan a una relajación de la política monetaria en pleno parón económico–.

Pero el capítulo de malas noticias no cesa. Tras el desastre que ha supuesto la cancelación del Mobile World Congress de Barcelona, el resto de las principales ferias del mundo han seguido sus pasos. El Salón del Automóvil de Ginebra; la Feria Internacional de Turismo de Berlín, la más importante del mundo; y el Salón del Ahorro de Milán, el evento más relevante del sector financiero de Italia, han sucumbido al Covid-19. Solo a la feria alemana tenían previsto acudir representantes de unas 10.000 empresas, procedentes de más de 180 países. En el caso suizo, habían confirmado su presencia todos los fabricantes automovilísticos del planeta; y en Milán están ya barajando las consecuencias económicas para todas las partes involucradas, que serán «muy significativas».

Algunas grandes empresas ya han empezado a tener problemas de suministro de componentes procedentes de China y han activado protocolos de contingencia, que pueden incluir regulaciones de sus plantillas. Las grandes superficies comerciales también tienen previstos planes dirigidos a evitar el desabastecimiento de suministros básicos. De momento, fabricantes y distribuidores españoles no han detectado que los consumidores hayan hecho acopio de provisiones esenciales. «Solo hemos notado un incremento en la demanda de productos relacionados con la prevención, como geles o desinfectantes», confirmaron desde la patronal del sector Aecoc.