Las constructoras proponen un peaje de hasta 9 céntimos por kilómetro en todas las autopistas

La medida permitiría al Estado ingresar hasta 104.000 millones de euros, según Seopan

Las constructoras han vuelto a poner encima de la mesa el espinoso asunto de los peajes. Si el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, pasó de puntillas por el asunto la pasada semana en el Congreso, la patronal de las grandes constructoras y concesionarias, Seopan, ha retomado hoy una de sus viejas aspiraciones: la implantación de los peajes en toda la red de vías de gran capacidad internurbanas que hay en España, con independencia de su titularidad. Y ha propuesto una cifra a pagar por su uso: hasta 9 céntimos por kilómetro en el caso de los coches y hasta 19 en el de los vehículos pesados.

Seopan considera que para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible que marca la ONU, España debería invertir 104.000 millones de euros hasta 2030. Unos fondos de los que, según ha explicado el presidente de Seopan, Julián Núñez, España no dispone. El gasto social (sanidad y educación) se come el 64% del gasto público. Y la reducción del déficit ha cercenado en los últimos años la inversión en obra pública hasta niveles de 1980. Ante esta coyuntura, Núñez ha defendido la imposición de un modelo concesional en las autovías que podría generar los recursos de los que ahora carece el Estado. Según sus cálculos, si se generalizan los peajes en los 14.000 kilómetros de vías de gran capacidad interurbanas, el Estado podría lograr unos ingresos de 104.000 millones de euros en los 25 años de duración de las concesiones. Además, Seopan calcula que el Estado se ahorraría anualmente 850 millones de euros en gastos de conservación y explotación, que serían asumidos por las concesionarias; e ingresaría cada ejercicio unos 4.700 millones de euros en concepto de IVA e Impuesto de Sociedades que devengarían esos peajes. En total, si el sistema se articulase a través de un pago inicial a las concesionarias de 5.614 millones de euros y uno anual de 4.827, los ingresos anuales para todas las administraciones por los diversos conceptos ascenderían a 12.649 millones de euros.

Las estimaciones de Seopan son “sólidas y basadas en concienzudos estudios”, según ha explicado Núñez. Se han hecho, según ha dicho, teniendo en cuenta una caída aproximada del tráfico aproximada de un 35%. El plan podría tener un coste de implantación de unos 1.000 millones de euros, necesarios para implantar arcos para el cobro telemático como los que se emplean en países como Portugal.

Pagos por otros servicios

Núñez, como ya ha dicho en otras ocasiones, ha vuelto a defender la implantación de los peajes porque considera que son la mejor vía para obtener los ingresos que no proporcionan los Presupuestos. El presidente de Seopan se ha preguntado por qué en sectores como el aéreo o el portuario los usuarios pagan tasas y en las carreteras no es así cuando es trata de una práctica generalizada en casi toda Europa. Según sus cálculos, el 73,5% de las vías de gran capacidad libres de peaje de todo el continente están en España. 23 países tienen tarificada el 100% de su red de autopistas y sólo cuatro, entre ellas España, sólo parcialmente.

Seopan considera que esta propuesta debería ser tratada en la Ley de Movilidad que el Ministerio de Transportes quiere consensuar con todos los partidos. En anteriores ocasiones, las constructoras habían propuesto un rango de peajes mínimo de entre 3 y 14 céntimos, aunque en esta ocasión han ajustado al alza su propuesta para adecuarla a las necesidades presupuestarias.