El Gobierno paralizará el pago de hipotecas

Esta medida solo se aplicará a empresas, autónomos y trabajadores afectados por el coronavirus

Thumbnail

El Gobierno aprobó ayer el plan de choque extraordinario con medidas económicas concretas destinadas a paliar el impacto negativo de la crisis sanitaria. Y una de las medidas más esperadas, la suspensión del pago de las hipotecas – demandada de forma generalizada por ciudadanos, patronales, sindicatos e instituciones sociales–, fue finalmente atendida. Como adelantó LA RAZÓN el pasado día 12, el Gobierno ha dado luz verde a la suspensión temporal de los pagos hipotecarios de la vivienda habitual o primera residencia para todos aquellos que se hayan visto afectados por el coronavirus. Este plan contempla garantizar el derecho a la vivienda de las personas con más dificultades y, por ello, ha establecido una moratoria en el pago de las cuotas mensuales para los deudores hipotecarios en situación de especial vulnerabilidad. Tendrá una validez de un mes, pero el plazo puede ser ampliable si fuera necesario. «Nadie en una situación económica complicada perderá su vivienda. Nadie será desahuciado de su casa por atravesar una situación económica difícil por culpa de esta crisis», subrayó el presidente. No beneficiará a los que vivan de alquiler, que se han quedado fuera de este último decreto.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez enviará un requerimiento a todas las entidades bancarias que operan en el sector hipotecario español para ordenar que se aplacen de forma inmediata todos los pagos mensuales de las hipotecas, como ya se ha hecho en Italia. Pero para salvaguardar que esta medida no sea un coladero de fraude y ponga en peligro la estabilidad de las entidades, sólo podrá concederse bajo condiciones muy estrictas. Por tanto, solo tendrán derecho a esta medida las personas que justifiquen que se hayan visto obligados a cerrar sus negocios o que hayan visto mermados sus ingresos a niveles críticos –trabajadores cuya cuota hipotecaria supere el 35% de los ingresos netos de la unidad familiar, o autónomos y empresarios que pierdan el 40% de sus ingresos–; trabajadores implicados en regulaciones de empleo por culpa del coronavirus o quienes hayan tenido reducción obligatoria de jornada y de sueldo. La moratoria eximirá a las personas que se acojan a ella de pagar el capital que aún adeudan y de los intereses de las cuotas mensuales, y permitirá bloquear la cláusula de vencimiento anticipado, para evitar que la entidad pueda reclamar los impagos pendientes de amortizar más los intereses. Además de las entidades financieras, esta medida es extensible a fiadores, avalistas y prestamistas del deudor de la vivienda habitual

Cuando la medida deje de tener efecto se reiniciarán las condiciones interrumpidas, por lo que volverán a abonarse los mismos importes y con la misma periodicidad. Para que esta medida sea efectiva, el Gobierno lo comunicará durante los próximos días a todas las administraciones autonómicas y locales.