Los autónomos lo consiguen: no pagarán las cuotas y tendrán paro mínimo de 660 euros

Una gestora se hará cargo de las cotizaciones. El presidente de ATA, Lorenzo Amor, lo ha comunicado en las redes sociales

Los autónomos lo han conseguido. El Gobierno ha dado marcha atrás y dará cobertura total a los trabajadores por cuenta propia. Se les autoriza a solicitar la prestación por desempleo de forma directa -de entre 660 y 950 euros de media, entre los que menos cotizan y los que más- y a prescindir del pago de las cuotas de autónomo de manera inmediata y sin trámites burocráticos -no habrá que darse de baja ni en Hacienda ni en la Seguridad Social-.

Ha sido el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor -el más combativo desde que que se conoció el real decreto de medidas económicas para hacer frente a esta crisis sanitaria-, el que a través de las redes sociales ha anunciado esta modificación, que quedará definitivamente aprobada mediante una resolución de la Seguridad Social. Según ha explicado, mientras dure el estado de alarma será una entidad gestora la que se haga cargo de todas las cotizaciones, por lo que es ella y no el autónomo la que a partir de ahora cotice por él sin tener que darse de baja de la Seguridad Social. Aunque esta disposición no se ha aprobado oficialmente, Amor ha pedido que, “para que no se pierda tiempo”, ya se pueden iniciar los trámites para poder cobrar cuanto antes la prestación, que se abonará a mes vencido y dispondrá de una prórroga de 30 días si fuera necesario. Los trabajadores por cuenta propia deben solicitar esta prestación por cese de actividad en las mutuas, para acceder así a la exoneración de las cuotas y a la concesión de la prestación.

Los autónomos que lo soliciten tienen asegurado el 70% de la base de cotización, sin distinción de modelos -salvo en el caso de los autónomos con trabajadores a cargo, que previsiblemente puedan cobrar su ayuda una vez realizado un ERTE, y los autónomos con pluriactividad, que aún no se sabe en qué situación quedan-, es decir, prácticamente todos los autónomos -también los que cotizan por módulos- pueden acceder a ella, incluidos los que dispongan de tarifa plana o bonificaciones. En ambos caso podrán pedir la prestación sin renunciar a sus mejoras.

Los autónomos han sido el colectivo que con más dudas y que con menos entusiasmo había celebrado el plan de medidas económicas urgentes presentado esta semana por Pedro Sánchez. Aunque reconocían que se había hecho un esfuerzo, mostraron su decepción por las «muchas lagunas» del real decreto. Desde ATA se había reclamado que «a ingresos cero, cotizaciones cero», algo que lograron ayer arrancar al Ejecutivo de coalición, tras las críticas generalizadas por parte de todos los partidos de la oposición en la sesión de control del pasado miércoles.

Aunque con este último paquete de medidas el colectivo de trabajadores por cuenta propia se da por satisfecho, aún quedan asuntos pendientes, como que no se haya otorgado una moratoria ni a los plazos de presentación e ingreso de las autoliquidaciones ni a la entrega de las declaraciones informativas; que no se haya suspendido el pago del Impuesto de Sociedades o que no se haya legislado sobre una suspensión del pago de los alquileres.