“Economía de guerra”: El Gobierno reorienta la producción industrial hacia el material sanitario

La ministra de Industria, Reyes Maroto, anuncia la producción nacional a gran escala de mascarillas, gafas, geles, batas y respiradores

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha presentado un plan para que la industria textil y farmacéutica española garanticen el suministro de material sanitario. “Se está realizando un enorme esfuerzo de coordinación para aprovechar y reorientar las capacidades de producción de la industria española”, ha indicado Maroto en una comparecencia junto al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. “Es crucial y estamos encontrando una respuesta muy positiva. Se trata de garantizar la salud de los trabajadores sanitarios, de los trabajadores destinados en servicios esenciales y para el conjunto de la población. Hay que potenciar la producción de este material imprescindible para salvar vidas”, ha remarcado. Maroto ha mencionado prácticamente a todos los sectores productivos -desde el automovilístico hasta el químico, pasando por el textil o el de refino- para, a continuación, asegurar que existen ya líneas de trabajo para producir “a gran escala de mascarillas, gafas, batas desechables, de geles hidroalcohólicos, de electroválvulas y respiradores”. En particular se ha referido a la industria textil, que ya está produciendo masivamente mascarillas y batas desechables, en particular el Grupo Antolín. También el sector cosmético, perfumes y bebidas espirituosas para fabricar a granel geles. Las empresas de impresión en 3-D están colaborando junto a otras compañías en la fabricación de respiradores, con una empresa madrileña y valenciana, especializadas en esta maquinaria sanitaria. “Estos respiradores están ya llegando a los hospitales”, ha asegurado. Otras iniciativas, como la de la Zona Franca Seat o Renault, se están desarrollando para la producción de respiradores imprimidos en 3-D que deberán ser validados para su producción en masa.

Sobre la unificación de horarios comerciales y la suspensión de pagos de rentas de sus locales solicitada por los hosteleros, Maroto ha señalado que no se ha abordado por ahora con el sector de los supermercados los horarios y ha señalado que el primer paquete de ayudas estaba eminentemente destinado al sector hotelero, con medidas como una línaa de crédito de 400 millones y una ampliación de la bonificación de los fijos discontinuos, que fueron ampliadas en el segundo paquete de medidas.