Coronavirus

Barajas y El Prat cierran terminales

Ambos aeropuertos concentrarán su actividad en sus principales terminales ante la reducción del tráfico por el coronavirus

Efectivos de la UME desinfectan el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas
Varios militares de la UME trabaja durante la jornada de ayer en la desinfección del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-BarajasÓscar J.Barroso Europa Press

Aena ha decidido reorganizar sus aeropuertos ante la brusca caída del tráfico aéreo propiciada por las medidas tomadas para frenar al coronavirus. El gestor va a reestructurar sus instalaciones de forma gradual en los próximos días para “conseguir una gestión más eficiente y garantizar que las operaciones pueden recuperarse de la misma forma que la demanda en el momento en que se produzca el repunte”. En el caso del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas y como primera medida, se ha agrupado toda la operativa de la T2 y la T3 a la T1, y posteriormente, se procederá a la suspensión de las operaciones de las terminales T1,T2 y T3 y T4 satélite. Por tanto, toda la operación del aeropuerto se realizará en la T4. El Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat concentrará todos sus vuelos en la Terminal T1, en las zonas A y D, y cierra su operativa en la terminal T2. Así, todas las compañías operarán desde T1.

Resto de la red

En las Islas Baleares y las Islas Canarias también se están produciendo adaptaciones graduales. El Aeropuerto de Palma de Mallorca mantendrá operativos los módulos B (interinsulares) y D. En el módulo B también operarán los vuelos nacionales. Asimismo, en Ibiza y Menorca, se mantendrá la configuración reducida de invierno. En Canarias, Aena realizará ajustes en la operativa y procederá a la suspensión de la actividad en algunas instalaciones, una vez finalizadas las operaciones de rescate de los turistas que estaban en las islas. En Gran Canaria, cerrará dos terceras partes del edificio terminal. En Tenerife Sur, operará en una única planta. En Lanzarote, operará con la T2, actualmente dedicada a vuelos interinsulares. Del mismo modo, en el resto de aeropuertos se mantendrán en servicio sólo las infraestructuras indispensables. En el caso del Helipuerto de Ceuta y el Aeropuerto de Melilla se mantendrán disponibles ambas infraestructuras para las excepciones al cierre del tráfico de pasajeros (mercancía, sanitarios, vuelos de Estado…). En el resto de aeropuertos de la red se adaptarán los horarios de apertura y cierre de los mismos, así como la utilización de las instalaciones, a la nueva operativa de las compañías aéreas.

Por lo que respecta a servicios aeroportuarios restringidos, Aena mantendrá abiertos algunos servicios de restauración en los principales aeropuertos de la red, así como cantinas de empleados. Además, mantendrá abiertas diversas tiendas de prensa y conveniencia, que venden artículos de alimentación y bebidas, y prestará especial atención al abastecimiento de las máquinas vending.