Economía

Cómo ahorrar en la factura de la luz mientras dure el estado de alarma

Bajar la potencia contratada es una de las opciones, aunque si el cliente la reduce por debajo de sus necesidades, puede sufrir interrupciones en el suministro

Los días de confinamiento pueden jugarnos una mala pasada a final de mes. En un momento en el que muchas familias necesitan reducir sus gastos debido a problemas económicos, el aumento de dispositivos y electrodomésticos conectados a la corriente repercutirá en la factura eléctrica. No obstante, no todo lo que pagamos en la factura de la luz depende de nuestro consumo. Miles de negocios han reducido radicalmente el consumo de energía con el cese de su actividad y, aún así, tendrán que pagar una elevada cantidad a final de mes. Para evitar sustos, las grandes eléctricas permiten a todos los consumidores reducir la potencia contratada, un coste fijo que se repite mes a mes en función de los kWh contratados, explica Endesa en su página web. Hasta el momento, la normativa solo permitía cambiar la potencia una vez año, pero ahora las compañías energéticas han abierto la posibilidad de realizar un segundo cambio mientras dure el estado de alarma.

Bajar la potencia

“Con esta iniciativa, empresarios y autónomos pueden ahorrar hasta un 40% de su factura de la luz, una ayuda más para esta grave situación”, explica Jesús Ruiz desde Lybandi, una web de reputación de las empresas de luz, gas y telefonía. No obstante, si baja la potencia por debajo de sus necesidades puede sufrir interrupciones en el suministro. Para tomar la decisión adecuada, desde Lybandi han desarrollado un breve estudio para saber qué usuarios pueden bajar su potencia y en qué medida. “El 95% de los consumidores se pueden beneficiar de esta opción sea cual sea la compañía con la que mantienen el contrato actual”, mantiene Jesús Ruiz desde Lybandi. Para ello, solo son necesarios unos datos básicos de instalación que aparecen en cualquier factura, como el CUPS (un número visible en la parte superior de la factura), la tarifa y la potencia contratada. Además de proponerte el valor concreto de la potencia a bajar, y el ahorro económico que supone, Lybandi genera el documento oficial para tramitar el cambio.

Cambiar a la tarifa PVPC

Endesa, Iberdrola, Naturgy, EDP y Viesgo permiten bajar la potencia contratada, pero los usuarios también tienen otra alternativa. Según un análisis realizado este mes de marzo por FACUA-Consumidores en Acción, un usuario medio que tenga contratada una tarifa de mercado libre puede reducir el importe de su factura hasta un 28,9% si retorna a la tarifa semirregulada, el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). La principal diferencia entre ellas es que el precio de la PVPC es fijado por el Gobierno, mientras que las comercializadoras de mercado libre pueden establecer el precio que quieran al kWh.

Todas las ofertas de mercado libre analizadas por FACUA entre el 5 y el 9 de marzo incrementan la factura mensual del usuario medio. Lo hacen entre 2,38 y 26,24 euros frente al importe que pagaría si siguiese en el mercado semirregulado (PVPC). Así, mientras que el recibo de un usuario con 4,4 kilovatios (kW) de potencia contratada y 366 kilovatios hora (kWh) de energía consumida sería de 64,51 euros con la tarifa media PVPC del mes pasado, al contratar las del mercado libre objeto del estudio pagaría entre 66,89 euros en el mejor de los casos (con la Tarifa 2.0 Sin Discriminación Horaria de Som Energía) y 90,75 euros en el peor (con el Plan Estable de Iberdrola).

Con las tarifas analizadas, las tres comercializadoras que provocan las facturas más elevadas son Iberdrola (90,75 euros para un usuario medio), Feníe (87,51 euros) y Holaluz (87,10 euros). Hasta un 40,7% por encima de la factura para el mismo usuario con la tarifa semirregulada PVPC partiendo de las cifras del mes de febrero (64,51 euros). Al revisar las tarifas por cada kWh consumido, las más elevadas son también las de Feníe (19,08 céntimos), Iberdrola (19,06 céntimos) y Holaluz (18,95 céntimos). Las diferencias llegan a alcanzar el 54,1% con respecto al precio medio del kWh el pasado febrero con la tarifa PVPC (12,38 céntimos).