El puente aéreo sanitario de Iberia con China también funciona

La aerolínea, Fenin y el Grupo Oesía ya han traído 10 millones de mascarillas y 200.000 equipos de protección

Llegada de material sanitario a España
Uno de los aviones fletados por Iberia para traer material sanitario desde China descarga un cargamento en Barajas-EFE

El puente aéreo que Fenin, Grupo Oesía e Iberia han establecido con China para aprovisionar a España de material sanitario con el que combatir el coronavirus funciona ya a pleno rendimiento. Las tres compañías han entregado ya a hospitales públicos y privados de toda España cerca de 10 millones de mascarillas y 200.000 equipos de protección (EPIs) en su primera semana de funcionamiento. Esta misma mañana, un vuelo ha traído 30 toneladas de material en su quinto vuelo, según han informado las tres empresas.

Un millón de las mascarillas importadas serán entregadas hoy al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, según han informado. Este pedido, realizado a Grupo Oesía por el Instituto de Promoción Exterior de Castilla-La Mancha (IPEX), fue el primer origen de esta iniciativa, que se ha plasmado en el Corredor Aéreo Sanitario, junto a Fenin e Iberia.

Las tres entidades han unido sus fuerzas con el único fin de “contribuir a descongestionar y aumentar el aprovisionamiento en el conjunto de España de los productos sanitarios necesarios para prevenir el contagio del COVID-19, realizar más diagnósticos y tratar a pacientes”, han recordado. Además, la iniciativa cuenta con el apoyo de cuatro Ministerios: Ministerio de Sanidad; Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación; Ministerio de Hacienda, y Ministerio de Industria, Comercio y Turismo,

Fenin, Grupo Oesía e Iberia han informado de que se han aprovisionado ya de más productos sanitarios críticos, lo que les permite continuar esta semana con el Corredor Aéreo Sanitario. Las tres entidades dedican a esta iniciativa humanitaria un equipo de voluntariado integrado por más de 30 personas, además de las diversas tripulaciones que se dedican a la tarea concreta de transporte aéreo. Los 30 voluntarios, a pesar de pertenecer a tres entidades distintas, “han constituido una organización integrada que trabaja a diario para que se realice con eficacia y agilidad la compleja cadena de operaciones y trámites que requiere todo el proceso”, según han explicado las compañías.