Las empresas, incapaces de cumplir los nuevos protocolos sanitarios ante la vuelta al trabajo el lunes

Los sindicatos alertan de la falta de medidas de protección. El Gobierno apenas da margen a las compañías para adaptarse a la guía de actuación de Sanidad

Viernes Santo. Dos de la tarde. El Gobierno celebra su rueda de prensa tras el Consejo de Ministros extraordinario. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, explica las pautas que recomienda el Ejecutivo para la vuelta al trabajo a partir de este lunes de todos los trabajadores no esenciales, inactivos durante las últimas dos semanas merced a la «hibernación» económica decretada por Pedro Sánchez.

En una guía elaborada por Sanidad y cuya distribución se anuncia para la misma tarde del viernes, se pide a las empresas que planifiquen las tareas y garanticen una distancia mínima de dos metros entre el personal, así como evitar aglomeraciones de los trabajadores e incluso el uso de mascarillas para los desplazamientos al trabajo. Una nueva guía de actuación para miles de empresas y sólo un fin de semana para aplicar las nuevas directrices. Aunque desde el Ministerio de Sanidad aseguran que se ha pactado con las organizaciones patronales y sindicales, fuentes empresariales señalan que lo que se ha hecho es «pasar la patata caliente» a las empresas, dejando apenas margen para poner todo en marcha.

En este sentido, ante la petición de guardar una separación mínima de dos metros entre trabajadores, muchas empresas ni están preparadas para hacer efectiva esta distancia ni cuentan con equipos de protección (mascarillas, sobre todo) para minimizar el riesgo de contagio en caso de no poder garantizar esos dos metros. Desde el Instituto de la Empresa Familiar, cuya facturación representa el 17,5% del PIB y da empleo a 1,25 millones de personas, avisan de que debe haber unas «reglas claras» para que los trabajadores vuelvan con todas las garantías con protocolos de seguridad «perfectamente validados por todos» y planes específicos para cada sector.

Desde los sindicatos también recelan de la vuelta de millones de personas a sus puestos de trabajo. Comisiones Obreras pide que la vuelta a la actividad «dependa del cumplimiento de la seguridad». Unai Sordo trasladó a Yolanda Díaz que la prioridad sigue siendo la lucha contra la pandemia y por ello exigió al Gobierno «máxima prudencia». «La vuelta a la actividad laboral debe estar subordinada a la seguridad en la salud de los trabajadores. Ninguna empresa que no pueda garantizar el cumplimiento de todos los protocolos y las medidas de seguridad debe estar abierta y, en este momento, hay empresas sin equipos de protección individual y sin poder garantizar esos protocolos. No es conveniente precipitar medidas que nos sitúen en el riesgo de un incremento futuro de los contagios», dijo el secretario general.

Un comunicado de UGT apostaba por realizar primero pruebas masivas de detección del coronavirus para poder discriminar adecuadamente la vuelta a la actividad por colectivos y sectores. Pedía además que tanto el Gobierno como las regiones faciliten a las empresas el acceso al material de prevención adecuado de manera previa a la vuelta de la actividad.