Dígame cómo invierte y le diré qué tipo de árbol es

«Semillas de riqueza», de Joselyn Quintero, establece una clasificación botánica en función de los perfiles a la hora de arriesgar

"Semillas de riqueza" identifica las personalidades financieras con árboles
"Semillas de riqueza" identifica las personalidades financieras con árbolesdreamstime (nombre del dueño)

Si usted fuese un árbol, ¿qué tipo de especie sería según su personalidad financiera? A esta pregunta trata de contestar Joselyn Quintero en su libro «Semillas de riqueza». Y es que la autora mantiene la tesis de que el manejo del dinero no está relacionado con la posición social ni con la cantidad que se recibe ni tampoco con la cuantía que gastan las personas, sino que está vinculado con los valores que cada uno le imprime al dinero en función de sus vivencias e historias personales. Tiene que ver con la percepción que cada uno tenemos respecto al mundo en el que vivimos. En función de la relación que cada persona tiene con el dinero, la experta en neurofinanzas establece una clasificación que agrupa a los perfiles en cuatro personalidades financieras: cactus, roble, bonsai y bambú.

Cactus

Los cactus suelen ser plantas con una gran resistencia a las sequías. Necesitan muy poco para vivir. Tienen unas raíces superficiales y extensas que les permiten absorber todo el agua que hay en la superficie. Las personalidades tipo cactus son aquellas cuya visión del mundo está centrada en la colaboración social más que en el beneficio personal, donde el dinero en abundancia generaría un mundo de oportunidades para ayudar a muchas personas que les necesiten.

Disfrutan creando organizaciones que permitan originar un mundo mejor, siempre ayudando en los lugares donde hay víctimas o personas vulnerables. En líneas generales, manejan el dinero desde el corazón porque es la manera de apoyar a los demás. Como entienden el mundo como un lugar descompensado, suelen vivir con lo mínimo necesario.

Son grandes donantes que impulsan las buenas causas en el mundo. Las personas cactus son minoría porque los padres y las escuelas no han formado a los niños para la colaboración, sino para la competencia. Estos perfiles tienen cierto nivel de resilencia financiera –capacidad de sobrellevar la pérdida o la falta de dinero-.

Bonsais

Los bonsais son plantas grandes que se tratan para que tengan un tamaño mínimo. Si se dejan crecer de forma natural, pierden sus características. Son muy delicadas y complejas, requieren mucha agua y podas con regularidad. No deben dejarse solas en ningún momento.

Las personalidades tipo bonsai son aquellas cuya visión del mundo está centrada en su entorno inmediato, donde el dinero en abundancia generaría un bienestar para su familia y seres queridos solamente. Disfrutan dando lo mejor a su familia y crean empresas pequeñas que le sirvan de sustento. Se sienten realizados cuando les dan seguridad a sus seres queridos.

Manejan el dinero desde el sacrificio. Incluso, pueden evitar irse de vacaciones con tal de ahorrar para la universidad de su hijo recién nacido. Ven el planeta como un lugar lleno de peligros y con un futuro cada vez más difícil. Hay bonsais que trabajan más de la cuenta con tal de no perder su empleo. Esta necesidad de seguridad hace que sean menos arriesgadas que otras personalidades financieras.

Este estilo de vida en constante precaución no les permite cambiar de empleo, crear negocio o invertir sus ahorros. Son fácilmente influenciables por su entorno y sus decisiones están basadas en la supervivencia y no en la expansión.

Robles

Los robles son imponente árboles que pueden llegar a medir hasta 45 metros de altura. Son sumamente llamativos y tienen un ramaje denso. Son muy fuerte, pero poco flexibles, por lo que corren cierto riesgo de partirse en medio de grandes tormentas.

Las personalidades tipo roble son aquellas cuya visión del mundo está centrada en la racionalización y en el intelecto, donde el dinero en abundancia es productos del análisis exhaustivo y de las fórmulas complejas. Disfrutan al mando de organizaciones rentables y ganadoras.

Se sienten realizados a través de las posesiones materiales y los reconocimientos formales. Manejan el dinero desde la mente porque piensan que es la manera en la que pueden ser dignos de respeto. Incluso, pueden posponer eventos familiares si hay un buen contrato que cerrar al otro lado del mundo. Ven el planeta como un lugar lleno de depredadores, donde hay ganadores o perdedores.

Esta necesidad de triunfo hace que sean las personalidades financieras más despiadadas. Son las que obtienen las calificaciones más altas, las que siempre están primeras en cualquier competención y las viven con un sentido de perfección personal. No aceptan el no como respuesta y son muy importantes en los mandos de las corporaciones.

Bambú

Los bambués son plantas que, inicialmente, tardan mucho tiempo en salir a la superficie, pero, una vez que lo hacen, crecen rápidamente. Tienen unas raíces muy fuertes y profundas que les dan estabilidad, a pesar de que su tronco es bastante delgado. Es una planta muy flexible con gran capacidad de adaptación a su entorno.

Las personalidades tipo bambú son aquellas cuya visión del mundo es la de un lugar lleno de posibilidades, donde el dinero en abundancia es parte de los placeres de la vida y sería un pecado desaprovecharlo. Disfrutan a través de la innovación y suelen divertirse haciendo cosas diferentes al resto de su entorno. Se sienten realizadas cuando le imprimen adrenalina a sus días. Manejan el dinero desde la diversión porque sienten que es la manera de ofrecer los mejor de sí mismas. Incluso, pueden renunciar a un buen empleo si no les dan permiso para tomar las vacaciones de sus sueños.

Ven el planeta como un parque de diversiones y un lugar de abundancia financiera. Sienten que la pobreza existe en el mundo por la falta de autoconfianza y por eso hacen fuertes inversiones en desarrollo personal y turismo de aventura.

Esta necesidad de aventura hace que sean las más arriesgadas de todas la personalidades financieras. Al tener tanta confianza en sí mismas, saben que pueden lograr los que desean con o sin dinero. Suelen crear sus días y no se dejan influenciar por las noticias. Saben que tienen el poder de transformar su entorno y viven el presente con confianza en el futuro. Este estilo de vida les convierte en empleados rebeldes y personas difíciles de persuadir.