Posconfinamiento: más coches que nunca tras el estado de alarma

El 20% de los usuarios del transporte público utilizará el vehículo privado durante la desescalada por miedo al contagio. Un 3% de conductores ha utilizado el coche las últimas semanas por simple “mono”

El aire limpio en las grandes urbes durante el mes y medio de confinamiento puede ser flor de un día en cuanto acabe el estado de alarma. El miedo al contagio va a retraer sensiblemente el uso del transporte público por mucho que las autoridades estén extremando las precauciones y estableciendo protocolos estrictos para la desescalada. De hecho, el 20% de los usuarios habituales del transporte público utilizarán el vehículo privado en cuanto puedan volver a la actividad laboral normal. Así se desprende de una encuesta realizada por el Real Automóvil Club de España (RACE), que en su tercera oleada del Observatorio de Conductores refleja también que todos aquellos que ya utilizaban el coche antes de la crisis afirman que lo seguirán haciendo después. El posconfinamiento traerá más tráfico que nunca a las ciudades españolas. Pero el miedo afecta también a quienes iban andando al trabajo: tampoco se fían y cogerán el coche. En concreto, el 25% de los conductores habituales que se desplazaban dando un paseo al trabajo asegura que también usará su automóvil particular para sus desplazamientos laborales cuando acabe el confinamiento.

Sobre los hábitos de los conductores durante este casi mes y medio de confinamiento, el 70% de los participantes en la muestra afirma haber tenido que conducir durante el estado de alarma en algún momento. Entre ellos, el motivo más recurrente ha sido para hacer la compra (83%), muy por delante de otras causas, como por ejemplo ir a la gasolinera (53%), trabajar o ir a la farmacia (39% ambas), o ir a casa de familiares mayores o dependientes (22%). Y un 9% indica haber utilizado el coche para actividades en las que, antes del confinamiento, usaba otra forma de desplazamiento.

Conducir por síndrome de abstinencia

Del mismo modo, resalta que un 6% que asegura haber usado su vehículo para otros motivos no descritos específicamente en el Real Decreto del Estado de Alarma y un 3,5% de los conductores confirma haber cogido su vehículo como ‘excusa’, sin ninguna necesidad real. La encuesta también revela que el 3,5% de los que han utilizado el coche durante el confinamiento ha sufrido alguna incidencia durante sus desplazamientos. De ellos, el 48,4% han necesitado la ayuda de asistencia en carretera. Igualmente, según la encuesta el 55,5% de los conductores ha tenido que cancelar un viaje por carretera. Entre ellos, más de la mitad han sido desplazamientos de fin de semana, pero también vacaciones largas (32%), viajes de trabajo (17,5%) y reuniones y acontecimientos familiares (bodas o bautizos, por ejemplo, con un 14,5%).

En esta situación, solo un tercio se ha planteado qué va a hacer durante las vacaciones de verano, destacando así las opciones de pasarlo en su segunda residencia (34,4%) y aquellos que, pese a no haberlo reservado aún, pasarán el periodo estival en algún lugar de España.